Una de las prioridades del Gobierno respecto a la emergencia sanitaria del coronavirus es proteger especialmente a los profesionales sanitarios, ya que como recordaba el ministro de Sanidad, Salvador Illa, “sobre ellos descansa la respuesta al coronavirus”. De esta forma no solo se trata de tener disponibles a todos los sanitarios, sino también aumentar las medidas de prevención ante el virus para los mismos. En esta línea, la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS) ha querido recordar la importancia de que los sanitarios más vulnerables, como es el caso de las embarazadas, evalúen su riesgo ante el COVID-19.

En concreto, desde AMYTS se ha emitido un comunicado dirigido a facultativos en situaciones de especial sensibilidad como embarazadas, en periodo de lactancia o personas con enfermedades crónicas, etc., para recordarles que deben ser evaluados por los servicios de prevención de riesgos laborales o salud laboral correspondientes.

Así, pide a los sanitarios más vulnerables que pidan cita con el Servicio de Prevención que te corresponda para una evaluación específica frente al nuevo riesgo biológico por coronavirus (SARS-CoV2).

Legislación a tener en cuenta

Tal y como recordaban así lo recoge el artículo 26 sobre la Protección de la maternidad, que establece que “si los resultados de la evaluación revelasen un riesgo para la seguridad y la salud o una posible repercusión sobre el embarazo o la lactancia de las citadas trabajadoras, el empresario adoptará las medidas necesarias para evitar la exposición a dicho riesgo, a través de una adaptación de las condiciones o del tiempo de trabajo de la trabajadora afectada”.

Igualmente, desde AMYTS señalan que el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, también establece que “identificados uno o más riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, se procederá, para aquellos que no hayan podido evitarse, a evaluar los mismos determinando la naturaleza, el grado y duración de la exposición de los trabajadores”.