La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha realizado un análisis de la inversión en Atención Primaria por CC. AA. Esta entidad ha denunciado las desigualdades observadas en las diferentes comunidades autónomas en lo que respecta al gasto en Atención Primaria (AP) en estos últimos años. En 2018 siete comunidades, entre las que destacan Madrid y Baleares, se situaron por debajo de los 206,73 euros de media por habitante, con un gasto de 147,97 y 178,38 euros, respectivamente; frente a los 261,75 de Extremadura, la comunidad que más invirtió.

Por ello, la Federación ha reclamado un “incremento notable” de los presupuestos sanitarios para Primaria. Así, ha indicado que sería “razonable” destinar el 20-25 por ciento del presupuesto sanitario público, “de una forma escalonada”.

Análisis de la inversión en Atención Primaria

La FADSP ha presentado el informe ‘La AP en las CCAA. Informe 2021’. Dicho documento advierte de que el gasto sanitario destinado a Atención Primaria ha disminuido estos últimos años en relación con el gasto sanitario público (0,98% entre 2010 y 2018).

Precisamente, la dispersión entre las diferentes comunidades autónomas también es evidente en el porcentaje total de gasto sanitario destinado a AP de cada comunidad, yendo desde el 17,45 por ciento de Andalucía hasta el 11,48 por ciento en Madrid. En concreto, la diferencia entre 2010 y 2018 oscila entre una disminución del 6,51 por ciento de Baleares hasta el aumento del 1,27 por ciento de Cantabria.

Marciano Sánchez Bayle, secretario de Organización de FADSP, ha comentado que estas “diferencias tan importantes generan necesariamente desigualdad en las prestaciones de la AP”.

Disminución del número de TSI

Asimismo, la FADSP ha destacado que en 2019 se produjo una pequeña disminución en el número de tarjetas sanitarias individuales (TSI) por profesional en medicina de familia (-51%), pediatría (-57%), enfermería (-121%) y administrativos (-266) respecto a 2010, con una gran variabilidad entre las CCAA. “De todas maneras, las ratios (TSI/profesional) continúan muy elevadas en todas las comunidades”, ha dicho Sánchez Bayle.

Así, en Medicina de Familia, en 2019, la ratio varía entre 1.762 de Baleares y 907 de Castilla y León. La media es de 1.342. En este sentido, el porcentaje de profesionales con más de 1.500 TSI resulta “muy elevado” y “globalmente inaceptable”. Se sitúa en un 38,83 por ciento, y en algunas de las CCAA “realmente escandaloso”, ha denunciado FADSP. En concreto, Baleares tiene un porcentaje del 88,28 por ciento, y en Madrid, del 56,75 por ciento. De hecho, en Madrid se encuentra el 52,9 por ciento de quienes tienen más de 2.000 TSI/profesional

En lo que respecta a Pediatría, la ratio también es elevada. Estas van desde 1.149 de Cataluña hasta 766 de Valencia. Según el informe de la FADSP, Baleares y Madrid concentran los mayores porcentajes, con más de 1.250 TSI. Madrid acoge al 56,89 por ciento, con más de 1.500 TSI.