Investigan la contribución del receptor nuclear NOR-1 al avance del AAA. Investigadores del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB-CSIC) y en el Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau (IIB Sant Pau) han analizado la contribución del receptor nuclear NOR-1, al avance del aneurisma aórtico abdominal (AAA), gracias a la creación de modelos de ratón transgénicos.

El artículo High NOR-1 (Neuron-Derived Orphan Receptor 1) Expression Strengthens the Vascular Wall Response to Angiotensin II Leading to Aneurysm Formation in Mice se ha publicado en la revista Hypertension. Los principales autores han sido investigadores del CIBERCV. José Martínez González, investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB-CSIC), ha liderado el proyecto. Ha trabajado con Cristina Rodríguez, del Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau (IIB Sant Pau). También ha colaborado Ana María Briones, de la Universidad Autónoma de Madrid.

El aneurisma aórtico abdominal es una afección común y potencialmente mortal que consiste en una dilatación localizada y permanente de la aorta abdominal. La prevalencia es de un 6-9 por ciento de los varones de más de 65 años. Con el tiempo, el diámetro aórtico tiende a expandirse y se incrementa el riesgo de ruptura, que causa el 1-2 por ciento del total de fallecimientos por cualquier causa.

Modelos de ratón transgénicos

Los investigadores del CIBERCV han desarrollado dos modelos de ratón transgénicos que sobreexpresan NOR-1 humano en la aorta, en los que han confirmado que el aumento de la expresión de este receptor conduce a la modulación de múltiples genes y procesos biológicos asociados con la enfermedad aneurismática.

José Martínez González, uno de los coordinadores del estudio, ha explicado que “en los tejidos vasculares, NOR-1 suele estar presente en niveles bajos. Su sobreexpresión puede ser inducida por múltiples señales y modula genes involucrados en la inflamación, el estrés oxidativo y el remodelado de la matriz extracelular”.

Receptor nuclear NOR-1

Cristina Rodríguez Sinovas, codirectora de esta investigación, ha indicado que “la alteración de la expresión del receptor nuclear NOR-1 en las células del músculo liso vascular potenció la infiltración de células inflamatorias, la dilatación aórtica y, finalmente, la formación de aneurismas. Este receptor en la pared vascular amplifica la respuesta a la hormona angiotensina II. También altera la expresión de una serie de genes que se relacionan con la formación de aneurismas”.

Por su parte, Laia Cañes, primera firmante del artículo, ha señalado que este trabajo “demuestra que estos modelos de ratón transgénico recapitulan buena parte de los aspectos clave de esta patología en humanos. Asimismo, validan su utilización como nuevos modelos preclínicos para el estudio de esta enfermedad. Confirman también su utilidad para ensayos con nuevos fármacos”.

Los autores consideran que se ha abierto una nueva vía para avanzar en el conocimiento de los mecanismos patológicos de esta enfermedad. También para la experimentación de nuevos fármacos dirigidos a su tratamiento. En todo caso, consideran necesarios nuevos estudios para determinar los genes estructurales que hacen de NOR-1 un facilitador clave del proceso aneurismático.