Analizar los microARN, es decir, un tipo de material genético, en un tipo de células sanguíneas permite tanto identificar el nivel de exposición al virus de la hepatitis C (VHC) como determinar que los fármacos que eliminan este virus modifican el perfil genético de las personas coinfectadas con este virus y el VIH.

Esta es la conclusión de un equipo de investigadoras del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). En concreto, este equipo está liderado por Amanda Fernández y Verónica Briz lideran en el Centro Nacional de Microbiología.

Cabe recordar que las infecciones causadas por virus pueden alterar el perfil de expresión de estos microARN de las células a las que infectan. Esto provoca la aparición y desarrollo de procesos inflamatorios y enfermedades autoinmunes. Por ello, analizar los microARN para conocer el funcionamiento durante las infecciones puede mejorar el conocimiento de la enfermedad y su manejo clínico.

Ventajas de analizar los mircoARN

Las conclusiones están expuestas en dos artículos publicados en las últimas semanas. En los mismos, colaboran investigadores de diversos hospitales y centros de investigación españoles, se han publicado en las revistas ‘Biomedicines’ y ‘Biomedicine & Pharmacotherapy’.

El primero de los artículos describe cómo diferentes niveles de exposición al VHC, tanto en casos agudos como crónicos, tuvieron un impacto similar en la expresión de los microARN en las células de las personas infectadas. Sin embargo, se ha confirmado la existencia de una huella genética específica para cada tipo de infección. Esto podría estar relacionado con posibles complicaciones a largo plazo.

El segundo estudio ha permitido identificar profundos cambios en los microARN de las células mononucleares de sangre periférica antes y después de la eliminación del VHC. Estos cambios son diferentes en hombres y en mujeres, ya que los varones no logran normalizar su perfil de microARN después de que los fármacos acaben con la infección por VHC.

Así, estos hallazgos suponen un paso más hacia la necesidad de realizar un seguimiento activo de los pacientes que han resuelto la infección por VHC.  El objetivo es detectar de manera precoz, especialmente entre los hombres, la aparición de posibles enfermedades asociadas a la enfermedad hepática.