Las estatinas constituyen un tratamiento fundamental para reducir el colesterol. Su empleo ha demostrado reducir el riesgo de muerte por enfermedad vascular en un amplio número de pacientes, incluidos aquellos que presentan niveles normales o moderados de colesterol. Quedaba, sin embargo, por confirmar si esos beneficios eran extrapolables a la población anciana. El estudio PROSPER (PROspective Study of Pravastatin in the Elderly at Risk) se diseñó con ese objetivo y sus resultados concluyen que el tratamiento con pravastatina (LIPEMOL) reduce en un 24% el riesgo de muerte coronaria en pacientes con edades superiores a los 70 años.

Además, el beneficio asociado a pravastatina se logra de forma segura, una ventaja que los expertos valoran especialmente en el tratamiento de estos pacientes, que en la mayoría de los casos necesitan tomar más de un medicamento para controlar otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial.

Para el doctor José María Mostaza, de la Unidad de Lípidos del Instituto de Salud Carlos III, se trata de una investigación pionera, dado que por primera vez se ofrecen datos con esta población sin haberlos obtenido de manera indirecta. "Hasta ahora, las investigaciones realizadas con estatinas incluían, sobre todo, pacientes de mediana edad y algunos de edad avanzada, siempre con resultados satisfactorios. En cambio, este estudio se dirige exclusivamente a pacientes con una edad media de 75 años y con las características de las personas que acuden a diario a la consulta de Atención Primaria para controlar otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial, el tabaquismo y la diabetes".

A pesar de que este tipo de paciente mayor es el que tiene mayor riesgo de sufrir un infarto de miorcardio o un ictus (infarto cerebral) y, por tanto, el más necesitado de un tratamiento preventivo, en la práctica no lo recibe. El profesor José Manuel Ribera Casado, del Hospital Clínico de Madrid y catedrático de Geriatría, admite que las estatinas se utilizan escasamente en población anciana pese a los beneficios ampliamente demostrados en otros grupos de edad.