E.P., Sevilla.- El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha ratificado el acuerdo suscrito el pasado mes de noviembre entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y los sindicatos UGT, CC.OO y CSI-CSIF para mejorar las condiciones laborales y retributivas de los profesionales de los centros sanitarios públicos de la comunidad autónoma en el periodo 2003-2005. A este acuerdo no se sumó la organización sindical Cemsatse.

El nuevo marco de relaciones laborales cuenta con un presupuesto de 247 millones de euros. De esta cantidad, 180 millones se destinarán a mejoras salariales y 67 millones a financiar durante este año iniciativas como la creación de unidades de prevención de riesgos laborales o la aplicación del límite de 48 horas semanales en la jornada laboral, incluyendo guardias y servicios extraordinarios.

Según informó en rueda de prensa el portavoz del Gobierno, Enrique Cervera, "se trata de un acuerdo muy importante para los profesionales, la Sanidad pública y, sobre todo, para los usuarios". Mediante este acuerdo, el SAS se compromete también a convocar nuevos concursos ordinarios de selección una vez que finalice la oferta extraordinaria de empleo público actualmente en curso.

De igual modo, se recoge el compromiso de dotar a los centros de una norma unificadora del régimen de descansos, permisos, licencias y vacaciones. El modelo retributivo acordado incluye, como principal novedad, el establecimiento de un nuevo complemento denominado de rendimiento profesional, con el que se reconocerá la calidad de los resultados alcanzados en el trabajo, tanto individual como en equipo, así como el ejercicio de tareas adicionales, la participación en programas especiales y el nivel de acreditación profesional.

El presupuesto para mejoras salariales se distribuirá en tres anualidades: el 45 por ciento este año, el 30 por ciento en 2004 y el 25 por ciento en 2005. Asimismo, los trabajadores dispondrán de un modelo de desarrollo profesional que fijará distintos niveles de promoción a los que podrán acceder mediante un procedimiento de acreditación objetivo y público, con la ayuda de planes de formación específicos. Para el correcto funcionamiento de los centros, se crean las nuevas categorías profesionales de médico de admisión y documentación clínica, personal de lavado y planchado, celador-conductor, técnico especialista en dietética y técnico especialista en documentación sanitaria. También se crearán las especialidades de Medicina del Trabajo y enfermera especialista en salud mental, entre otras.

Finalmente, los centros dispondrán de unidades de prevención de riesgos laborales y de salud laboral, que desarrollarán sus actividades de acuerdo con un sistema homologado de evaluación y gestión de riesgos.