Navarra se posiciona como la Comunidad con mejor Sanidad de España, y Canarias como la que peores servicios sanitarios ofrece a sus ciudadanos. Esa es la conclusión que la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) expone en su XVI Informe sobre los servicios sanitarios de las CC.AA, que se ha realizado mayoritariamente con datos de 2018, por lo que no incluye aún conclusiones de los recientes cambios de gobierno.

En general, no existen grandes cambios respecto a la posición de las Comunidades  en años anteriores en este listado, pero como recuerda Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la FADSP, esto significa que “la brecha se mantiene” y a un nivel muy alto. Asimismo, el experto insiste en que las principales diferencias están en el presupuesto dedicado a Sanidad, y en los niveles de privatización, ya que las autonomías con mayor grado de privatización suelen obtener peor puntuación en sus servicios públicos.

Pese a ello, en esta ocasión, sí que hay varias comunidades que se han movido varias posiciones. En cuanto a las comunidades que mejoran sus datos, destacan los casos de Asturias y Valencia, que ascienden cuatro y tres puestos respectivamente. En contrapartida, Andalucía y Madrid han empeorado y descienden tres posiciones. Al respecto de esta cuestión, Sánchez Bayle argumentaba respecto a Andalucía, que aunque el nuevo gobierno sí ha subido los presupuestos,  la política anterior mantuvo el presupuesto sanitario de los más bajos de España y estas son las consecuencias. Pese a la apuesta presupuestaria, Bayle advierte de que un aumento de las privatizaciones, en esta nueva etapa, podría mantener este deterioro sanitario, como de hecho ha ocurrido en el caso de Madrid. “Se trata de un deterioro intencionado por parte de la administración”, sentenciaba el portavoz de la FADSP sobre el empeoramiento de la Sanidad madrileña.

Puntos negros comunes

Si bien existen grandes diferencias entre comunidades, desde la FADSP advierten de que este informe solo realiza una comparativa, pero no quiere decir que las mejores tengan servicios excelentes, ni que la situación de una comunidad sea igual a lo largo de todo su territorio, ya que siempre existen salvedades.

Sin embargo, si hay algo que une a todas las autonomías son los datos negativos en cuanto a las listas de espera, que ya no son solo preocupantes en la Atención Hospitalaria, sino también en Atención Primaria. En este sentido, si el mejor dato es el de Navarra, en el que el 58,5 por ciento de la población consigue cita en las siguientes 24 horas, el peor dato es el de Canarias, en el que solo consiguen cita al día siguiente un 7,3 por ciento de las personas. La media se situaba en torno al 22 por ciento, lo que supone un dato alarmante.

Otra novedad de este año es que se ha podido incorporar los datos sobre gasto farmacéutico, cuestión sobre la que Sánchez Bayle insistía en que se debe prestar más atención. “De 2014 a 2018 el gasto farmacéutico ha sufrido un incremento del 18 por ciento, cuando el presupuesto se incrementó en torno al 15 por ciento”. De esta forma, actualmente el gasto farmacéutico se sitúa en el 18,6 por ciento  del gasto sanitario, cuando en la OCDE la media está en el 16 por ciento, por lo que hay margen de mejora, sobre todo porque hay datos que exponen que la prescripción en España es excesiva en algunos casos, como ocurre con fármacos como el omeprazol.

Como conclusión, desde la FADSP recuerdan que aunque cada Comunidad Autónoma tiene sus características y las diferencias son inevitables, es necesario crear un presupuesto sanitario finalista para que esta brecha no sea tan grande. No obstante, siguen defendiendo la descentralización sanitaria, que ha permitido acercar los servicios a la ciudadanía, lo que no está exento de que el modelo tenga márgenes de mejora.