La anemia es una comorbilidad frecuente en los pacientes con insuficiencia cardiaca (IC), que puede llegar a afectar hasta al 50% de los casos. Sin embargo, actualmente no se conocía si los cambios en el estado anémico a lo largo del tiempo influyen también en el pronóstico, y es lo que ha analizado el estudio de un equipo del Hospital Universitario GermansTrias i Pujol de Badalona, publicado recientemente en Revista Española de Cardiología (REC).

En el estudio se incluyó a 1.173 pacientes consecutivos, a los que se determinó la hemoglobina en la primera visita y a los 6 meses. "Definimos la anemia como hemoglobina <13 g/dl en los varones y <12 g/dl en las mujeres, y clasificamos a los pacientes dependiendo del tipo de anemia: sin anemia (ambas determinaciones normales), con anemia transitoria (anemia en la primera visita, pero no a los 6 meses), con anemia de nueva aparición (inicialmente sin anemia, pero con anemia a los 6 meses) o con anemia permanente (anemia en ambas determinaciones)", señala Carles Díez-López, autor principal del artículo.

En el análisis multivariable, aunque la anemia y el tipo de anemia continuaron siendo predictores independientes de mortalidad por cualquier causa en los pacientes con IC, el subgrupo que presentó peor pronóstico fue el de los pacientes con anemia persistente, con 62% más de riesgo respecto a los no anémicos, seguidos de aquellos con anemia de nueva aparición (39%), que superaban en riesgo a los pacientes con anemia transitoria (31%).