El estreñimiento supone un motivo frecuente de consulta en Atención Primaria. Los criterios de derivación a Especializada se establecen cuando el estreñimiento sugiera la presencia de una enfermedad orgánica, como los cambios recientes en el hábito intestinal o la asociación de rectorragia.

También hay que contemplar la derivación si se produce estreñimiento de inicio en mayores de 45 años o en ausencia de respuesta al tratamiento dietético. En estos casos, habría que derivar al especialista para poder solicitar exploraciones complementarias, como colonoscopia o sigmoidoscopia.

Hay que prestar atención si existen antecedentes familiares o personales de neoplasia colorrectal, enfermedad inflamatorio intestinal y si se sospecha de organicidad, con anemia en pruebas complementarias, fiebre, pérdida peso no explicable por otro motivo, sangre en heces, dolor abdominal importante, que a la exploración se palpe una masa, visceromegalia…

Primeras acciones

Hasta que se valora al paciente en Especializada, en Primaria hay que intentar tratar el cuadro con las herramientas disponibles; es decir, con tratamiento higiénico-dietético y tratamiento farmacológico.

Se debe aumentar la ingesta de líquidos y la actividad física, la fibra dietética y fijar un horario defecatorio. Si fallan las medidas higiénico-dietéticas, hay que poner un tratamiento farmacológico con laxantes durante 4-6 semanas.

Es importante revalorar la evolución clínica del paciente una vez que ha seguido dichos tratamientos. Hay que establecer también el seguimiento y observación para detectar posibles complicaciones y/o mala evolución clínica.

Estudios complementarios

Además, se deben completar estudios pendientes que pudieran aportar más información sobre el cuadro actual.

En la mayor parte de las comunidades autónomas, la derivación se hace al Servicio de Digestivo del hospital del área sanitaria correspondiente.

Si la patología es benigna, el seguimiento del paciente se suele llevar a cabo en Primaria. Si la patología es maligna desde el inicio, con posibilidad de malignidad o enfermedades de tipo autoinmune, el seguimiento se debe establecer en Atención Especializada.