La posibilidad de hallar nuevos tratamientos contra el cáncer basados en la terapia anti-angiogénica despierta esperanzas entre los oncólogos. En la actualidad, la inversión pública y privada en esta línea de investigación supera los cuatro billones de dólares en todo el mundo, según el doctor Jaume Piulats, director del Laboratorio de Bioinvestigación (LBI) de Merck Farma y Química.

"La importancia que el conocimiento de la angiogénesis puede adquirir en la lucha contra el cáncer es tal que actualmente están siendo valorados 71 compuestos en ensayos clínicos en oncología y más de 10.000 pacientes de 17 países han sido tratados ya con agentes anti-angiogénicos", ha señalado el doctor Jaume Piulats, director del Laboratorio de Bioinvestigación de Merck.

Según el doctor Piulats, que ha impartido una conferencia sobre angiogénesis y cáncer en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el reto de este tipo de terapias a partir de ahora consiste en "adaptar a la práctica clínica el conocimiento que ya poseemos sobre la actividad farmacológica de los nuevos agentes". El experto ha subrayado que el amplio espectro de dianas terapéuticas que se encuentran actualmente en investigación "indican la dificultad para una modulación farmacológica de la angiogénesis del tumor usando una sola diana y un solo target".

La angiogénesis es el proceso por el cual el tumor cancerígeno recibe el aporte de oxígeno y nutrientes necesario para sobrevivir y crecer. Las terapias inhibidoras de la angiogénesis tienen, por tanto, la finalidad de impedir que el tumor forme nuevos vasos, lo que conduce a la destrucción de la célula cancerosa.

El Laboratorio de Bioinvestigación (LBI) que dirige el doctor Piulats es el centro de referencia de todo el Grupo Merck en angiogénesis. El LBI trabaja en el estudio de varios agentes anti-angiogénicos como el anticuerpo monoclonal 17E6, "que ha mostrado hasta ahora un efecto antitumoral y una actividad anti-angiogénica".