Nuevos datos presentado en el Congreso Mundial de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) sobre Cáncer Gastrointestinal 2021 que sugieren que los antibióticos pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon, especialmente en personas menores de 50 años, llevan a los especialistas a aconsejar a los médicos y a los pacientes que reduzcan el uso innecesario de estos medicamentos.

Estos resultados suscitan nuevas preocupaciones sobre el impacto del aumento estimado del 65% en el consumo mundial de antibióticos registrado entre 2000 y 2015, a pesar de no mostrar una causa y efecto directos.

El uso de antibióticos se asociaba a un mayor riesgo de cáncer de colon

Utilizando una gran base de datos escocesa de atención primaria de hasta 2 millones de personas, el estudio analizó a casi 8.000 personas con cáncer de intestino (colon y recto) emparejadas con personas sin cáncer de intestino. Se descubrió que el uso de antibióticos se asociaba a un mayor riesgo de cáncer de colon en todas las edades, pero el riesgo aumentaba en casi un 50% en los menores de 50 años, frente al 9% en los mayores de 50 años.

En el grupo de edad más joven, el uso de antibióticos se relacionó con cánceres en la primera parte del colon. Las quinolonas y las sulfonamidas/trimetoprima, que se utilizan para tratar una amplia gama de infecciones, se asociaron a estos cánceres del lado derecho.

El doctor Leslie Samuel, de la Aberdeen Royal Infirmary (Reino Unido), autor principal del estudio, ha explicado que el contenido del lado derecho del colon es más líquido y que las bacterias naturales que lo habitan, denominadas microbioma, pueden ser diferentes a las de otros lugares del colon.

Cáncer de colon en personas jóvenes

“Ahora queremos averiguar si existe una relación entre el uso de antibióticos y los cambios en el microbioma, que pueden hacer que el colon sea más susceptible al cáncer, especialmente en personas jóvenes. Es una situación compleja, ya que sabemos que el microbioma puede volver rápidamente a su estado anterior, incluso cuando el intestino ha sido limpiado para un procedimiento de diagnóstico como una endoscopia. Todavía no sabemos si los antibióticos pueden inducir algún efecto en el microbioma que pueda contribuir directa o indirectamente al desarrollo del cáncer de colon”, ha añadido Samuel.

Al igual que Perrott y Samuel, cree que los médicos deberían pensar ahora en el cáncer de intestino en pacientes más jóvenes con síntomas abdominales, y es partidario de que se investiguen más las múltiples causas posibles de la creciente incidencia del cáncer de colon en este grupo de edad.

“Es demasiado pronto para decir si el uso excesivo de antibióticos podría ser un factor causal, y necesitamos comprender mejor el posible papel del microbioma en el cáncer de intestino antes de considerar el impacto de los antibióticos en la flora intestinal –señala Sobrero–. Sin embargo, la nueva investigación nos recuerda que los antibióticos no deben administrarse a menos que sean realmente necesarios, y no podemos excluir la posibilidad de que el uso innecesario de antibióticos pueda estar exponiendo a las personas a un mayor riesgo de cáncer”.