Un estudio sobre inmunidad COVID publicado en Nature Communications sugiere que los niveles de anticuerpos asociados con la protección contra la reinfección probablemente duren entre 1,5 y 2 años. Estas estimaciones podrían aportar información, según los autores, en la planificación de las estrategias de refuerzo de la vacunación.

Comprender la trayectoria, la duración y los determinantes de las respuestas de anticuerpos después de la infección puede aportar información sobre la protección posterior y el riesgo de reinfección. Sin embargo, los estudios representativos a gran escala son limitados todavía.

COVID y inmunidad

Los autores estudiaron la respuesta de anticuerpos después de la infección por COVID-19 en la población general. Para ello, utilizaron datos representativos de 7.256 participantes en una encuesta nacional de Reino Unido. La edad media de los participantes fue de 47 años. Más de la mitad (53,4%) eran mujeres, en su mayoría de etnia blanca (90,6%). El 1,8% trabajaban en atención médica de cara al paciente y el 21,9% tenían una afección de salud a largo plazo.

Los investigadores encontraron que el 24% de los participantes no se seroconvirtieron después de dar positivo en la prueba de PCR. Sin embargo, si se restringe a los participantes con pruebas sólidas de un resultado de PCR positivo verdadero, una proporción menor (11%) no se seroconvirtió. Se han observado datos similares en otros estudios, con porcentajes que varían del 0 al 25%.

La tos, pérdida de olfato/gusto, fiebre, fatiga, dolor de cabeza y dolor de garganta se asociaron con la generación de anticuerpos después de una prueba PCR positiva. Los predictores más fuertes fueron los cuatro síntomas básicos: tos, pérdida de olfato/gusto y fiebre.

Inmunidad natural COVID: duración

Los autores estimaron que la vida media de los anticuerpos fue de 184 días, lo que indica una respuesta sostenida contra la infección, en comparación con estudios anteriores (36 y 244 días).

En estudios previos, la edad avanzada se asoció con tasas de seroconversión más bajas. Sin embargo, en este estudio, en las personas que sí se seroconviertieron, los niveles máximos de anticuerpos fueron más altos en personas mayores.

Respecto al género, se ha descubierto que las mujeres previamente infectadas tienen una activación de células T más robusta y desarrollan respuestas de anticuerpos más fuertes que los hombres.

Los participantes que no eran de raza blanca tenían más probabilidades de seroconvertirse que los participantes de raza blanca y de desarrollar niveles más altos de anticuerpos que luego disminuían más rápidamente.

En conclusión, una de cada cuatro personas no desarrolló anticuerpos. Los no respondedores tenían más probabilidades de ser mayores y no reportar síntomas. Entre los participantes que seroconvirtieron, los anticuerpos permanecieron por encima del umbral del positividad durante un promedio de 380 a 590 días para los de 20 años, de 410 a 649 días para los de 40 años, de 441 a 703 días para los de 60 años y de 471 a 755 días para las personas de 80 años.