E.P.- Científicos de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) aportan, en un nuevo estudio, el primer estudio detallado de como los anticuerpos humanos pueden realmente dirigir al virus de inmunodeficiencia humano (VIH), para mutar y escapar la detección por parte del sistema inmune.

Los nuevos hallazgos, publicados en la última edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), puede ser muy importantes para el desarrollo de una vacuna eficaz contra el sida.

Los autores del presente trabajo han observado que los pacientes infectados por el VIH desarrollan rápidamente una fuerte reacción de anticuerpos contra el virus. Pero los mismos anticuerpos destinados a reconocer y desactivar a los gérmenes parecen forzar su evolución en nuevas cepas que se general alrededor de la reacción de anticuerpos y continúan replicándose.

"Los anticuerpos neutralizadores ejercen una presión muy fuerte y selectiva en el virus y el virus va mutando constantemente para evitarla", indican los autores del estudio. Para observar estas reacciones, los especialistas emplearon nueva y sofisticada tecnología destinada a clonar el virus real del plasma sanguíneo de pacientes con VIH y combinarlo genéticamente con un gen que fabrica suficiente luciferasa, la misma enzima emisora de luz de las moscas de la fruta. La enzima fosforescente permite a los investigadores poder seguir la pista de la replicación del virus.

Los resultados, basados en pruebas realizadas a 19 pacientes durante 39 meses, mostraron que la mayoría de los pacientes desarrollaron una alta concentración de anticuerpos del VIH en pocos meses, y los anticuerpos cambiaron continuamente su "espectro de actividad" para mantener una coordinación con el virus cambiante. Es decir, los anticuerpos desarrollaron su capacidad de reconocer distintas formas de proteínas en las cubiertas exteriores de los virus.