En México ya se ha anunciado el inicio de la tercera dosis de refuerzo en población adulta mayor a partir de los 60 años para vacuna contra COVID-19, noticia que causó claro revuelo en la comunidad médica, pues hasta el momento no se ha anunciado una tercera dosis para los médicos.

Esta situación provocó que diferentes Federaciones, Asociaciones y Colegios Médicos de México se pronunciaran para resaltar esta situación, destacando así el gran compromiso que el gremio médico tiene para con la población.

El gremio mexicano reitera que, principalmente los médicos de primera línea, debieran tener la posibilidad de trabajar con la certeza de un menor riesgo al tratar a cualquier tipo de pacientes en el hospital.

La carta va dirigida al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador y a las principales autoridades sanitarias del país como son el Secretario de Salud, Dr. Jorge Alcocer y al secretario de Prevención y Promoción de la Salud, Dr. Hugo López Gatell; misma que esta firmada por 30 diferentes titulares de las asociaciones, colegios y federaciones mexicanas.

Función de la tercera dosis vs COVID-19

La Asociación Mexicana de Vacunología (AMV) ha reiterado la necesidad de la aplicación de la tercera dosis a modo de refuerzo, ya que hoy se cuenta con evidencia de que la respuesta inmune va disminuyendo con el tiempo y una tercera dosis puede reactivar la repuesta inmune.

Agencias reguladoras de todo el mundo han insistido en que esta aplicación debe priorizarse en pacientes con una repuesta inmune comprometida, por ejemplo, personas mayores de 60 años.

Ómicron en México

Desde el 26 de noviembre la variante ómicron fue catalogada por diferentes agencias de investigación como una variante de preocupación en el mundo por contar con más de 50 mutaciones, 34 de ellas en la proteína S, así como un aumento en la transmisibilidad.

Hasta el momento ninguna agencia de investigación podría asegurar que las vacunas existentes pueden tener un efecto inmune adecuado contra la nueva variante, sin embargo, en consulta se demuestra que los casos de enfermedad grave y mortalidad disminuyen radicalmente en pacientes con esquema de vacunación completo.

La CDC y la OMS recomiendan continuar con la prevención ante la propagación del virus SARS-CoV-2 con distanciamiento social, elegir lugares ventilados , evitar lugares conglomerados, higiene de manos y usar mascarillas tricapa.