El cáncer de próstata es el más común entre los hombres en Europa. Sin embargo, preocupa especialmente la supervivencia global en los pacientes con cáncer de próstata metastásico resistente a castración. Esta actualmente es de aproximadamente tres años en los ensayos clínicos e incluso más corta en la vida real. Aproximadamente, la mitad de estos puede recibir solo una línea de tratamiento activo, obteniéndose un beneficio decreciente de los tratamientos posteriores. Ahora, contarán con una nueva alternativa.

En concreto, se trata de la combinación de olaparib (Lynparza), de la Alianza MSD-AstraZeneca, con abiraterona y prednisona o prednisolona. La misma ya está aprobada en la Unión Europea. Cabe recordar que Olaparib es un inhibidor de PARP que demostró beneficio clínicamente significativo en combinación con un agente hormonal

Esta ha sido aprobada para la indicación de cáncer de próstata metastásico resistente a la castración (CPRCm) en varones adultos para quienes la quimioterapia no está indicada a juicio del clínico.

Resultados en cáncer de próstata metastásico resistente a la castración

Esta aprobación de la Comisión Europea se basa en los resultados del ensayo fase III PROpel. En el ensayo, la combinación redujo el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte en un 34 por ciento frente a abiraterona y prednisona. La mediana de supervivencia libre de progresión radiológica fue de 24,8 meses para olaparib más abiraterona frente a 16,6 meses para abiraterona en monoterapia. Además, un análisis planificado de la supervivencia libre de progresión mediante una revisión central independiente enmascarada mostró que la combinación alcanzó una mediana de 27,6 meses frente a los 16,4 meses de abiraterona en monoterapia.

Los resultados actualizados de un segundo análisis presentado en ESMO 2022 mostraron una tendencia favorable hacia la mejora de la supervivencia global con la combinación frente a abiraterona en monoterapia. No obstante, la diferencia no alcanzó significación estadística en el momento de este corte de datos.

En palabras de Noel Clarke, urólogo y catedrático de Urología Oncológica de los hospitales Christie/Salford Royal de Manchester y uno de los investigadores principales del ensayo PROpel: “Los resultados muestran que esta combinación terapéutica pudo ofrecer un beneficio clínico significativo a los pacientes con cáncer de próstata metastásico resistente a la castración”.