El Consejo de Ministros ha aprobado el fin de la mascarilla en interiores. En concreto, ha dado luz verde al Real Decreto por el que el uso de mascarillas dejará de ser obligatorio en espacios interiores a partir de este miércoles. Es decir, tras ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE)

“Es un paso más en la evolución de la pandemia”, ha afirmado la ministra de Sanidad, Carolina Darias. “La COVID-19 sigue entre nosotros, pero evoluciona de manera positiva. Los indicadores marcan un nivel bajo con carácter general, estable en la mayoría del territorio. Seguimos avanzando desde la prudencia, pero también desde la progresividad”, ha apuntado.

Respecto a las dudas de si el fin de la mascarilla en interiores llega en el mejor momento, Darias ha insistido en que se trata de una medida muy meditada. “Nos encontramos en un contexto epidemiológico favorable, que permite la flexibilización del uso de las mascarillas. Está motivada por la altísima cobertura vacunal de nuestro país, que ha cambiado las características de la pandemia. Y la gravedad de la enfermedad ha descendido de manera importante por el impacto positivo de las vacunas”.

De hecho, la ministra ha defendido el fin de de las mascarillas sin esperar a ver el impacto de la Semana Santa. “Hace un año teníamos un 21 por ciento de ocupación de UCI. Hoy es del 4 por ciento. Ha podido haber alguna oscilación en la incidencia, pero no se ha producido un elevado incremento en la ocupación hospitalaria”, ha concluido.

Fin de la mascarilla en interiores, salvo excepciones

En cualquier caso, los españoles aún no se desprenderán del todo de la mascarilla. Esta seguirá siendo obligatoria en determinados ambientes, “en razón de la vulnerabilidad” de las personas que los suelen ocupar.

Así, habrá que seguir llevándola en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias. En los hospitales, sin embargo, las personas ingresadas estarán exentas de llevarla cuando estén en su habitación.

La mascarilla en interiores también se deberá llevar en centros sociosanitarios como residencias de mayores. De esta forma, aunque no será obligatoria para los ancianos, sí lo será para los trabajadores y los familiares que realicen visitas.

Igualmente, la mascarilla aún será obligatoria en transporte aéreo, ferrocarril, cable, autobuses y cualquier tipo de medio público. En los barcos, se deberá llevar cuando “no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros”.

De forma contraria, Darias ha sido tajante para afirmar que la mascarilla no se usará en ningún caso en ambientes escolares. “Ya no era obligatoria en recreos y ahora tampoco lo será en todos los ámbitos de los centros educativos”, ha sostenido.

En el entorno laboral, de la misma forma, “no resultará obligatoria con carácter general”. Darias ha puntualizado, no obstante, que los responsables de prevención de riesgos laborales de las empresas podrán acordar su uso “en función de la evaluación de riesgo del puesto de trabajo”. Tampoco será obligatoria ni en interiores ni en exteriores en partidos de fútbol o baloncesto, aunque la ministra ha aconsejado un “uso responsable” en este tipo de eventos masivos.