La Mesa Sectorial de Sanidad ha aprobado por unanimidad el Plan Estratégico de Ordenación de los Recursos Humanos del Servicio Aragonés de Salud (SAS) para el periodo 2017-2020, que tiene por objeto establecer las líneas estratégicas de actuación para la ordenación de los recursos de personal del Salud. El documento realiza un análisis de la plantilla actual y cifra los efectivos reales del Salud (contando plantilla orgánica, fijos y temporales) en 22.668 trabajadores, ha detallado el Ejecutivo aragonés en una nota de prensa.

Se estima que el número total de plazas que quedarán vacantes en los centros del SAS, entre los años 2016 y 2020, por causa de la jubilación forzosa del personal al cumplir la edad reglamentaria es de 3.083 plazas, es decir, el 13,6 por ciento del total. Esta cifra, no obstante, podrá variar como consecuencia de otro tipo de bajas, renuncias, excedencias". y condicionan las previsiones de los próximos años los resultados de las Ofertas Públicas de Empleo en marcha, que incluyen la cobertura en propiedad de un total de 4.577 plazas.

A tenor de estas cifras, el plan establece varios objetivos. En primer lugar, adecuar la dimensión de las plantillas a las necesidades asistenciales reales. adaptar las categorías profesionales a las demandas actuales y establecer mecanismos ágiles que permitan el ajuste de las plantillas a los requerimientos de los centros sanitarios y el trasvase de personal entre estos, respetando y garantizando los derechos de los trabajadores, sin que ello suponga un impedimento para la adecuada prestación de los servicios.

Asimismo, pretende adecuar los sistemas de selección y acceso al empleo público en el Salud a las necesidades de la organización. estabilizar el empleo público del Salud, reduciendo al máximo posible la tasa de temporalidad de las plantillas, cumpliendo con el compromiso con las organizaciones sindicales recogido en el Acuerdo por el Empleo de la Sanidad Pública Aragonesa y extender el sistema de bolsas de empleo temporal a todas las categorías profesionales que sea posible, mejorando los procedimientos de acceso para hacerlos más ágiles y útiles.

También se desea impulsar el desarrollo de herramientas informáticas para la gestión del personal del Salud y la implantación del expediente electrónico individual de cada trabajador como medida de mejora en la gestión de personal, "que redundará en la mejora de la calidad de la gestión de los propios servicios sanitarios y en la prestación asistencial".

Otro de sus propósitos es incentivar la permanencia de profesionales sanitarios de las categorías más demandadas en los centros sanitarios que presentan mayores dificultades para su cobertura, como los centros de salud y hospitales periféricos. y fomentar la formación permanente y adecuada de los profesionales del Salud como medio para optimizar sus habilidades y su capacidad de respuesta a los requerimientos del sistema sanitario.

Además, se propone establecer mecanismos que garanticen la salud laboral de los trabajadores y la igualdad de oportunidades de éstos, eliminando cualquier discriminación laboral por razones de sexo.

El desarrollo y concreción de estos objetivos se materializará en planes operativos cuyo objeto, contenido y ámbito de ordenación se negociara en la Mesa Sectorial de Sanidad de forma individualizada.