Tras su aprobación por la Unión Europea, las autoridades sanitarias españolas han aprobado el empleo de Arimidex (anastrozol) como tratamiento adyuvante en cáncer de mama invasivo en estado inicial, en mujeres post-menopáusicas. Es el primer y único inhibidor de la aromatasa que consigue la aprobación en esta indicación y supone una importante noticia para las mujeres a quienes se les diagnostica cáncer de mama en estado inicial.

Para esta aprobación han influido decisivamente los resultados del estudio ATAC, el mayor estudio jamás realizado en cáncer de mama y en el que han intervenido más de 9.000 pacientes.

Para el doctor Manuel Constenla, jefe del servicio de oncología del Complejo Hospitalario de Pontevedra, la aprobación de esta nueva indicación "supone un progreso real por cuanto aumenta la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama".