El Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón decidirá este mes qué incentivos da a los médicos que cubran plazas de difícil cobertura, ha anunciado este viernes el consejero, Sebastián Celaya, quien ha sido interpelado por la diputada del PP, Carmen Susín, en la sesión plenaria de las Cortes autonómicas.

Este es un «grave problema», ha reconocido Celaya, quien ha considerado que los profesionales deben estar bien retribuidos y «eso estamos intentando hacer».

El consejero ha reconocido que la falta de profesionales en verano «es un tema recurrente» y ha calculado que dotar cada centro de salud con una plaza más de médico costaría cinco millones de euros más al año, pero «Montoro nos tiene prohibido aumentar ni un duro» el Presupuesto. Este verano han tenido lugar un millón de consultas en más de 120 centros de salud rurales.

En términos generales, ha dicho el consejero, el anterior Gobierno suprimió 46 plazas y el actual ha creado 20. «Ya sé que hay que trabajar más y en eso estamos», ha continuado el consejero, quien ha dejado claro que la Atención Primaria es «buena».

Celaya ha considerado que asignar unas 1.500 tarjetas sanitarias a cada facultativo debe ser un criterio orientativo, no «un dogma», dada la «variabilidad amplia» existente respecto a la población usuaria.

El Departamento revisará en 2017 el mapa sanitario, para lo que está elaborando un estudio sobre las necesidades para cada zona de salud, analizando parámetros como la frecuencia de uso de los servicios médicos, el nivel sociocultural y de renta de la población, el número de habitantes y la edad. El consejero ha indicado que la zona metropolitana de Zaragoza está experimentando cambios importantes.

Celaya ha apostado por la suficiencia y autorregulación de los equipos de AP para que cada uno tenga sus propios recursos y sea responsable de la oferta sanitaria todo el año. Ha apostado por redefinir, en las zonas rurales, las figuras de médico y enfermera de atención continuada (MAC y EAC) para que sean adscritos de forma permanente a un equipo, de forma que se fidelizarán «y evitaremos problemas derivados».

Aquellos equipos que sean capaces de alcanzar mejores resultados tendrán una mayor autonomía para gestionar sus recursos, ha continuado Celaya, quien ha considerado «imprescindible» redefinir la figura del coordinador de equipo. Mantendrán la actividad asistencial, serán elegidos por los profesionales y volverán a disponer de horas libres para labores de gestión. «Queremos que el coordinador se asimile a un jefe de sección de hospital», ha dicho el consejero.

Mejoras

Sanidad está impulsando varias actuaciones para mejorar la Primaria, una de ellas la interconsulta Primaria-Especializada, con el objetivo de que el especialista cite en menos de siete días a los pacientes prioritarios en función del informe del médico de cabecera. Ha hecho notar que en algunos casos no será necesaria la visita al especialista.

Además, se están poniendo en marcha unidades concretas para pacientes complejos y pluripatológicos para evitar el paso por urgencias y para que cuenten con una cartera de servicios adaptada. Los médicos de familia recibirán, por otra parte, una alerta diaria sobre los pacientes que pasen por urgencias u hospitales, se realizarán consultas transversales en Primaria para evitar el traslado al especialista y se prescribirán «recetas de salud», no de medicamentos sino para que los pacientes tomen medidas que les hagan mejorar.