Los sindicatos con representación en la Sanidad de Aragón han mantenido un encuentro con los responsables del Departamento de Salud de la Comunidad con el fin de negociar de forma urgente la aprobación de la Oferta Pública de Empleo Público (OPE) relativa al año 2019. Desde la consejería, según han adelantado a este medio fuentes sindicales, han ofrecido 1.200 plazas, que se sumarían a las que todavía están pendientes de resolver correspondientes a los años 2016, 2017- que también cuenta con una convocatoria extraordinaria- y del año 2018.

Las organizaciones sindicales están analizando la propuesta del Departamento para certificar si lo que les han ofrecido se ajusta a la realidad. La intención de todos los sindicatos es poner en marcha cuanto antes la OPE, ya que el Gobierno, como aseguran, dispone de plazo solo hasta el 30 de diciembre para dar el visto bueno a la Oferta de Empleo del año 2019.

Desde el departamento de Sanidad de Aragón han mostrado su empeño en reducir al máximo la tasa de eventualidad que tienen en el sistema que alcanza el 20%. Consideran que con las convocatorias se podría reducir hasta el 8%. Esta visión no es del todo compartida por los responsables de los sindicatos quienes creen que el descenso de la temporalidad bajaría hasta el 6%. A pesar de que sostienen de que la reducción de la temporalidad sería un paso importante, destacan que su objetivo es llegar a conseguir que la temporalidad sea inexistente en la Sanidad aragonesa.

Esta propuesta es del todo factible, a su juicio, ya que, como indican, actualmente ya cuentan con especialidades médicas en las cuales la plantilla orgánica esta compuesta en su totalidad por personal fijo. A saber: fisioterapia y técnico de radiodiagnóstico.

Otro de los temas en liza entre el departamento y las centrales es la necesidad de ofertar plazas para los centros de salud de difícil acceso, para lo que creen que tendrían “que ofrecer alicientes para que los facultativos se animen a acceder a ellas”, subrayan fuentes sindicales.

No es una cuestión exclusiva de las cárceles aragonesas, donde hay diez plazas de médico que parecen imposibles de cubrir. En 2018 se ofertaron quince plazas de interino y apenas se presentaron dos candidatos en toda España. Este año, según han apuntado desde el CSIF, se han sacado 35 puestos a oposición y se apuntaron 17 personas, de las que aprobaron diez. De esa decena, solo cuatro se presentaron al curso posterior habilitante que Instituciones Penitenciarias organiza en Madrid. Los otros seis ni siquiera tomaron posesión.