Investigadores del Hospital for Special Surgery (Estados Unidos) han descubierto que, en el momento de la sustitución total de la rodilla, las mujeres tienen niveles significativamente mayores de células inmunitarias llamadas mastocitos en el tejido sinovial que rodea la articulación de la rodilla que los hombres.

Sus hallazgos, presentados en la reunión anual del Colegio Americano de Reumatología (ACR Convergence 2022), pueden ayudar a que futuras investigaciones exploren por qué las mujeres con osteoartritis de rodilla reportan peor dolor que los hombres.

Los investigadores han observado que las mujeres con osteoartritis de rodilla reportan más dolor que los hombres, pero la razón de esta diferencia no ha sido clara.

"Otros han especulado que las mujeres tienden a retrasar la cirugía más que los hombres, pero cuando miramos en nuestra base de datos, eso no era cierto. Estudiamos el tejido sinovial extirpado en el momento de la artroplastia total de rodilla para buscar una razón biológica que pudiera explicar la diferencia en el dolor reportado entre sexos", ha explicado Dana Orange, autora principal del estudio.

El tejido sinovial recubre la articulación de la rodilla y produce el líquido que ayuda a la articulación a moverse. Puede inflamarse a medida que avanza la artrosis.

Mastocitos en el tejido sinovial

Estos investigadores han estado generando datos sobre los distintos tipos de células que se encuentran en el tejido sinovial, incluidos los mastocitos, que también se encuentran en muchos otros tejidos de todo el cuerpo y que son comúnmente conocidos por producir sustancias químicas inflamatorias llamadas histaminas durante las reacciones alérgicas y el asma. Investigaciones básicas realizadas por otros científicos han sugerido una relación entre los mastocitos y la progresión de la artrosis y el dolor.

Estos investigadores estudiaron el tejido articular obtenido de 96 mujeres y 61 hombres que se sometieron a una sustitución total de rodilla. Contaron el número de células de más de una docena de tipos de células que suelen encontrarse en el tejido sinovial y examinaron el líquido sinovial y la sangre con un microscopio de alta potencia. También evaluaron los resultados del dolor referidos por los pacientes y recogidos con dos encuestas validadas.

Los investigadores descubrieron que el tejido sinovial de las mujeres tenía un número significativamente mayor de mastocitos, 63 por área de muestra, en comparación con los 46 del tejido de los hombres, en promedio.

También hallaron niveles más elevados de un subproducto de los mastocitos llamado triptasa en el tejido sinovial de las mujeres que en el de los hombres, lo que aporta una prueba más de la mayor actividad de los mastocitos. No se observaron otras diferencias en el tejido sinovial entre sexos. Por último, como era de esperar, las mujeres declararon tener más dolor que los hombres en ambas encuestas.

"Esperamos que nuestros hallazgos animen a otros investigadores a empezar a pensar en los factores biológicos que pueden contribuir a las diferencias de sexo en el dolor referido por los pacientes en la osteoartritis de rodilla", ha remachado Orange.