La creación de un marco estatutario propio, el diseño de programas formativos adecuados y un mayor reconocimiento a la labor que desempeñan son algunas de las principales demandas que los médicos tutores han puesto sobre la mesa en su primera asamblea, celebrada tras la constitución oficial de la Vocalía de Médicos Tutores de la Organización Médica Colegial

El representante nacional de la sección, el Dr. Francecs Feliu, expuso a los tutores asistentes en representación de los Colegios de Médicos sus principales líneas de actuación como punto de partida de esta vocalía creada a partir de la promulgación de los nuevos estatutos de la OMC, aprobados en julio de 2016 y tras las elecciones del pasado mes de octubre para la designación del actual representante nacional.

El Dr. Feliu describió, en primer lugar, el escenario actual en el que se mueve el colectivo de médicos tutores, caracterizado, principalmente, por "la disgregación, la desunión, y la descoordinación" de estos profesionales. A lo que se suman otros problemas como la falta de reconocimiento, el escaso tiempo para la docencia en los centros sanitarios, y el volumen de burocratización a la hora de realizar sus tareas formativas, entre otras.

De ahí, su llamamiento a la unidad y a la necesaria recuperación de la autoridad que corresponde a este colectivo, todo enfocado a un objetivo común como es el de fortalecerlo y situarlo en el lugar que le corresponde dentro de la organización sanitaria. En este sentido, reconoció  la labor que algunas asociaciones como Sefse-Areda han realizado en beneficio de los médicos tutores. Pero "actualmente seguimos sin la cohesión que se precisa", lamentó.

Para alcanzar tal fin, a su juicio, se requiere en primer lugar un marco estatutario propio, al igual que lo poseen los médicos residentes. Como explicó, el marco normativo actual del tutor está sujeto al R.D. 183/2008 de formación sanitaria especializada, que sólo se ha desarrollado en seis de las 17 CCAA, lo cual es un claro ejemplo, señaló, de la descoordinación y disgregación que existe en nuestro país en torno a la figura del tutor. "De ahí nuestra demanda de dotar de transversalidad al marco normativo, lo cual quiere decir que un tutor de Granada ha de regirse por el mismo instrumento normativo que otro de Oviedo o de Tenerife".

El programa formativo de tutor es otro de los grandes caballos de batalla para este colectivo, al considerar que no existe ninguna coordinación al respecto ni ninguna oferta formativa atractiva en este terreno. "No hay nada diseñado ni sabemos qué curriculum formativo debe reunir un profesional que decida dedicarse a la labor formativa de los residentes", criticó el Dr. Feliu.

Otra necesidad es la creación de un registro de tutores: se estima que en España existen unos doce mil profesionales dedicados a esta labor, y se desconoce el número de ellos por CC.AA.

También se demandan mejores infraestructuras físicas para poder desempeñar las labores propias de su docencia, acceso a nuevas tecnologías y también una remuneración económica acorde a su función. Junto a ello, la investigación también es una pieza básica.

El nuevo representante nacional tiene intención de reconducir todas estas demandas en distintas direcciones. Por un lado, hacia las Comisiones de Docencia; las direcciones y gerencias para que "reconozcan nuestra autoridad como tutor y que tengan en cuenta nuestras decisiones".

Los Colegios de Médicos son otro de sus objetivos, defendiendo que la figura del tutor tiene que estar en cada una de sus juntas directivas, a través de la sección correspondiente, con voz y voto en todas las decisiones que atañen al colectivo. Y otro, los órganos de gobierno sanitario de cada CCAA con los que hay que reunirse y presentar objetivos e inquietudes.

Apoyo de la dirección de la OMC

El Dr. Feliu estuvo acompañado en esta primera asamblea por el presidente de la OMC, Dr. Juan José Rodríguez Sendín, y por el vicepresidente primero, Dr. Serafín Romero. "Desde hace más de una década -recordó Sendín-  teníamos el convencimiento de la necesidad de una vocalía dedicada exclusivamente al colectivo de los tutores, al objeto de estar representados dentro la máxima corporación médica, conscientes de que necesitan estar organizados".

La importancia de esta sección, desde su punto de vista, es obvia y "más todavía estar ensamblados en el seno de esta corporación. Nos importa la construcción moral, clínica y profesional de nuestros futuros compañeros, y detrás está la labor del tutor, que tiene un papel imprescindible para convencer a los futuros especialistas de la importancia de la colegiación universal y del papel de los Colegios de Médicos, además de mostrarles toda la labor que desempeñamos en el seno de estas organizaciones", señaló.

Rodríguez Sendín se refirió a tres grandes cuestiones candentes que afectan al colectivo de tutores: la troncalidad, que está "en hibernación", tal como está planteada no se la cree nadie; la Validación Periódica de la Colegiación (VPC), un objetivo que complementa la labor de la corporación: lo que se pretende con la VPC es detectar lo antes posible "agujeros negros" de nuestros compañeros que pueden hacer daño; y, si se trata de médicos enfermos que tengan un trastorno mental o un problema de dependencia a sustancias tóxicas lo importante es que se le diagnostique precozmente y se le trate de forma anónima para que su reputación no se vea afectada: para ello, se dispone del programa PAIME desde hace casi 20 años, y por el que han pasado casi 4.500 compañeros, con unos niveles de éxito por encima del 90 por ciento.

El presidente de la OMC transmitió, también, la importante labor que desempeña el Foro de la Profesión Médica, en el que se abordan los principales problemas que sufre el colectivo médico para su análisis y reclamaciones a los agentes correspondientes. Y recomendó a los tutores la creación de diversos grupos de trabajo en función de los asuntos a debatir además del interés de organizar una jornada con el fin de poner en valor la figura del tutor, hacer públicas las exigencias del colectivo y denunciar públicamente la problemática que atraviesan.

El Dr. Serafín Romero se puso a disposición del colectivo de tutores para poner en la agenda de la corporación aquellas inquietudes, problemas y exigencias que surjan de esta asamblea para poder transmitírselas a los agentes encargados de ejecutar los cambios precisos.