Redacción, Madrid.- La Asociación Alianza para la Depresión ha puesto a disposición de todas las personas afectadas por los atentados terroristas del 11 de marzo sus servicios para el tratamiento del estrés postraumático. Según explica su fundador y vicepresidente de la entidad, Jaime Smith Semprún, «del estrés postraumático a la depresión sólo hay un paso». «En EEUU, después del 11 de septiembre, aumentaron en un 20 por ciento los casos de depresión, no sólo en personas directamente afectadas, sino en individuos de todo el país», asegura.

El estrés postraumático, por tratarse de un síndrome clínico, requiere de tratamiento especializado que sólo pueden impartir psicólogos y psiquiatras cualificados. Además, los afectados necesitan grupos de autoayuda como complemento para superar el trauma, según explican los especialistas. «Las víctimas, directas o indirectas, del atentado tienen que superar este trauma con la ayuda de todos», afirma Jaime Smith.

El doctor Alejandro Fernández Camacho, psiquiatra que colabora con Alianza para la Depresión desde hace ya cuatro años, asegura que «entre los síntomas del estrés postraumático destacan la ansiedad, los sentimientos de rabia e impotencia y la presencia de pensamientos e imágenes que significan una re-experimentación traumática de la situación vivida».

Experiencias traumáticas

Jaime Smith subraya que «esta situación es similar a la que acaece con otras experiencias traumáticas, como puede ser la pérdida de un familiar de forma repentina». «Lo que intentamos conseguir es que la persona afectada traduzca la depresión en dolor», puntualiza.

«Nuestra organización ofrece ese tercer pilar, después de la atención médica personalizada y el tratamiento farmacológico, que también hace falta al paciente depresivo y que es la participación en grupos de autoayuda, donde el enfermo puede encontrarse con personas que han vivido su misma situación», explica J. Smith, quien lleva casi diez años involucrado en la asistencia a estos pacientes.

La sede de esta Asociación se encuentra en la clínica psiquiátrica madrileña Nuestra Señora de La Paz, donde cada semana se reúnen los grupos de autoayuda dirigidos por psicólogos especializados en depresión. Además, una vez al mes el psiquiatra Alejandro Fernández Camacho atiende a los pacientes de forma gratuita. Este especialista trabaja como formador de médicos de medicina general para identificación de depresiones, ya que son estos los primeros facultativos que suelen atender a los pacientes depresivos y son los que posteriormente han de derivarlo a un psiquiatra o psicólogo.

Ayuda para los profesionales de la salud

El doctor Fernández Camacho destaca que «los efectos del estrés postraumático podrían persistir durante años si al paciente no se le trata adecuadamente». En este sentido, Alianza para la Depresión considera necesario «ayudar a todas las víctimas heridas en el atentado, así como a sus familiares y amigos y a todas las personas que han presenciado la tragedia, aún sin padecer directamente sus consecuencias».

Ante esta situación, los profesionales de la salud pueden también sentirse sobrecargados y sufrir los efectos del nerviosismo de tener que tratar a tanta gente en tan poco tiempo, por lo que Alianza para la Depresión también les recomienda asesorarse con especialistas en este trastorno.