La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (FSS-CCOO) y la Asociación MIR España (AME) urgen la equiparación de las condiciones laborales y retributivas del personal en formación sanitaria especializada. Para ello, han remitido una carta al director de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad exigiéndole una reunión con carácter de urgencia para abordar, de forma inmediata, un proceso de negociación en esta línea.

Ante la disparidad de criterios laborales y retributivos que mantienen los residentes en las 17 autonomías y la “desidia de las distintas administraciones públicas, ambas entidades han unidos fuerzas mediante un acuerdo de colaboración para actuar de forma conjunta. ¿Su objetivo? Reformar el Real Decreto 1146, de octubre de 2006, que regula la relación laboral especial de residencia para la formación de especialistas en Ciencias de la Salud.

En palabras de Antonio Cabrera, secretario general de FSS-CCOO: “Exigimos unas condiciones laborales y salariales mínimas para los MIR, EIR y FIR de todo el conjunto del territorio español”. Actualmente, existe una gran disparidad en los modelos que aplican a las diferentes regiones. “Con ello queremos dotar de máxima calidad posible al sistema de formación especializada que hoy en día presenta numerosas carencias”, ha señalado.

Propuestas laborales

Entre las propuestas trabajadas por ambos sindicatos destaca la fijación de una jornada laboral de 35 horas semanales con registro obligatorio. En este sentido, Mariví Gómez, responsable Negociación Colectiva de FSS-CCOO, ha subrayado que “algunas CC. AA. están incurriendo en la ilegalidad, ya que están sobrepasando de forma flagrante la jornada laboral que está en el acuerdo marco”.

En ese mismo escenario, las organizaciones sindicales consideran que se debería blindar el descanso entre jornadas de, al menos, 12 horas. El semanal debería ser de 36 horas ininterrumpidas o bien de 72 horas ininterrumpidas durante un periodo de 14 días si no se puede asegurar la primera opción.

Gómez también ha querido reseñar que otro aspecto de mejora es evitar la penalización que supone la baja maternal para muchas residentes. “Mujeres que a día de hoy ven lesionados sus derechos más allá de tener un contrato formativo”, subraya.

Propuestas salariales

Uno de los principales caballos de batalla es el tema de las retribuciones de los residentes, ya que es muy desigual en función de cada territorio. Los sindicatos exigen que se regule en un mínimo de 28.000 euros anuales. “Es un salario justo que, según nuestros cálculos, es perfectamente asumible por la administración”, indica Luís Tejedor, presidente Asociación MIR.

“Hablamos de una necesidad urgente, ya que hay muchas regiones en las que un R1 está cobrando una media de 1.100 – 1.200 euros mensuales, mientras que hay otras como Cataluña, Ceuta o Melilla donde se sobrepasa ampliamente la propuesta que nosotros hacemos”, asegura. “Se necesita homogeneizar el valor de esa variabilidad mediante el complemento de formación y la hora de guardia”, apuntilla Cabrera.

Propuestas formativas

En el ámbito puramente formativo, FSS-CCOO y AME exigen el establecimiento de una jornada laboral de un mínimo de siete horas semanales para la formación teórica. También exigen que el número de guardias vendrá fijado por un programa formativo de su especialidad, no por las necesidades del servicio u hospital en el que hacen la residencia.

Piden asimismo un ratio de cuatro residentes por cada adjunto durante la actividad asistencial, lo que pueda garantizar la supervisión y la seguridad de los pacientes; y que se garantice que el residente pueda tener una rotación externa voluntaria de cuatro meses al año.

Existe predisposición

Una hoja de ruta que han hecho llegar al Ministerio de Sanidad y que esperan que tenga una respuesta inmediata. No obstante, Alex Mayer, vicepresidente de Asociación MIR España, ha resaltado que pese a que en los encuentros previos ha habido buena disposición, “ya veremos qué ocurre”. A su juicio, es un problema que requiere una solución urgente que se ha ido posponiendo.

“Regular el sistema laboral y retributivo de los residentes es un tema estatal, el examen que hacemos es nacional y no se entiende que las condiciones deban ser regionales. Tiene que haber unas condiciones mínimas estatales sobre las que se puedan mover las CC. AA.”, argumenta.

COVID-19 y examen MIR 2021

La Asociación MIR España también acaba de publicar un comunicado mostrando su disconformidad con las instrucciones COVID-19 publicadas por el Ministerio de Sanidad para la celebración de las pruebas selectivas FSE. Considera que no se ha hecho justicia con las legítimas demandas de los opositores “para tener unas pruebas seguras y que a su vez no dejen a nadie atrás”.

AME en ese documento insta al Gobierno a que rectifique y que no excluya a los médicos opositores “cuya situación y estabilidad clínica no supongan un riesgo individual o colectivo la posibilidad de realizar el examen”.

En el mismo contexto, recientemente la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) denunciaba la indefensión de los aspirantes al MIR que no pudieran presentarse a la evaluación por causas relacionadas con la COVID-19.