La Asociación Americana de Diabetes y la Federación Internacional de Diabetes señalan que no hay suficientes datos que indiquen que el riesgo de infección por SARS CoV-2 en pacientes con DM2 sea distinto al de la población general. El principal problema al que se enfrentan estos pacientes es la gravedad con la que se puede manifestar el virus en su organismo.

“El control deficiente de la diabetes puede afectar la respuesta inmune y obstaculizar los esfuerzos del cuerpo para combatir cualquier infección viral, sea por coronavirus u otro patógeno. Los riesgos son aún mayores a medida que la persona con COVID-19 presenta múltiples comorbilidades como obesidad, hipertensión arterial y los padecimientos respiratorios.”, expuso la Dra. Roopa Pravin Mehta, Endocrinóloga, miembro de la Unidad de Investigación en Enfermedades Metabólicas (UIEM).

Importancia de estilo de vida saludable en DM2

Por ello, además de las recomendaciones emitidas por la Secretaría de Salud para la población general (lavarse las manos o aplicar alcohol en gel al 70%, mantener sana distancia, usar estornudo de etiqueta, hidratarse y no salir a la calle a menos que sea una emergencia), el especialista destacó la importancia de que las personas con DM2 mantengan un estilo de vida saludable que incluya un plan de alimentación adecuado, actividad física, monitoreo de la presión arterial y la glucosa, evitar bebidas alcohólicas o azucaradas, continuar con sus consultas, así como no abandonar los medicamentos indicados por su médico.

La linagliptina es un antidiabético oral con un excelente perfil de seguridad, cuyo uso para el control glucémico puede continuar en pacientes con diabetes y síntomas de infección por COVID-19 que no han requerido hospitalización. No obstante, cada paciente con DM2 siempre debe ser evaluado por un equipo multidisciplinario de especialistas, quienes prescribirán el tratamiento más adecuado a su condición actual. Cabe mencionar que este medicamento se encuentra disponible en el cuadro básico del IMSS para beneficio de sus derechohabientes.

Evitar información falsa

Por su parte, el Dr. David Solar Cafaggi, gerente médico de Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe, expuso que, si bien existe mucha información sobre los cuidados de la diabetes, desafortunadamente no hay suficientes datos sobre el comportamiento del nuevo coronavirus que a la fecha ha cobrado la vida de más de 550 mil personas en el mundo. Por ello, indicó la relevancia de evitar información falsa o errónea que circula en las redes sociales, pues “no solo puede provocar que los pacientes dejen el tratamiento o se automediquen, sino que también genera cuadros de depresión, ansiedad y frustración sumados al aislamiento domiciliario que ha afectado su vida cotidiana y la de los que lo rodean”.

Frente a esta situación, indicó que Boehringer Ingelheim ha estado trabajando de la mano con los profesionales de la salud en educación médica continua y en campañas informativas para que pacientes con DM2 reciban la mejor atención posible durante esta pandemia.

Recomendaciones

Al respecto, compartió 5 estrategias que ellos pueden adoptar en todo momento para liberar la tensión y mantener una buena salud mental hasta que el país regrese poco a poco a la llamada “nueva normalidad”:

  1. Tener una distancia física no significa estar alejado de la gente. Se recomienda seguir en contacto con amigos y familiares a través de cualquier plataforma digital.
  2. Seguir una rutina, como tomar sus antidiabéticos orales a una misma hora, promueve el apego al tratamiento y evita complicaciones.
  3. Realizar actividades recreativas/educativas como escuchar música, leer, resolver acertijos o aprender un idioma, entre otras, mantiene ocupada la mente y reduce algún tipo de estrés.
  4. Mantenerse informado sobre los avances respecto a la pandemia, a través de fuentes oficiales (https://coronavirus.gob.mx), ayuda a disipar temores y a estar más conscientes de cómo sobrellevar la situación.
  5. Identificar cambios inusuales y frecuentes en el comportamiento, como sentimientos de tristeza, irritabilidad e insomnio, es importante para saber en qué momento buscar ayuda profesional.

Como no existe una cura para COVID-19, ambos especialistas coincidieron en que por ahora lo más recomendable es que las personas que viven con diabetes tomen precauciones para evitar la infección. En tanto, se sugiere al resto de la familia ser conscientes de la vulnerabilidad de los adultos mayores con o sin DM2 o con cualquier otra comorbilidad, concluyeron.