AstraZeneca ha anunciado la aprobación de acalabrutinib para el tratamiento de la leucemia linfocítica crónica (LLC). La aprobación de este medicamento supone la entrada de AstraZeneca en el área de tratamientos oncohematológicos, como ha informado la propia compañía.

Comercializado con el nombre de Calquence, acalabrutinib ya está aprobado en España en monoterapia para el tratamiento de pacientes adultos con LLC. La indicación llega nueve meses después de la aprobación por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Dicho visto bueno se produce tras los resultados positivos obtenidos en los ensayos fase III ELEVATE-TN en pacientes con LLC no tratada previamente y ASCEND en pacientes con LLC en recaída o refractarios.

Aprobación de acalabrutinib

Acalabrutinib en monoterapia o en combinación con obinutuzumab está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con LLC no tratados previamente. En monoterapia está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con leucemia linfocítica crónica que han recibido al menos un tratamiento previo. En España se detectan cada año una media de cuatro casos de LLC cada 100.000 habitantes/año en hombres y alrededor de tres casos cada 100.000 habitantes/año en mujeres.

Marta Moreno, directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca, ha indicado “el perfil del paciente con LLC es una persona de edad avanzada que puede tener otras patologías previas”. “Debemos intentar ofrecerle no solo tratamientos eficaces, sino alternativas seguras que comporten los menores riesgos. Estas opciones deben permitirle tener la mayor calidad de vida posible. Debemos tener en cuenta que el abordaje clínico de este tipo de patologías es de larga duración”, ha comentado.

Mejor calidad de vida

“La principal dificultad en el tratamiento de la LLC son los efectos secundarios, como la cardiotoxicidad”, ha apuntado Marta Moreno. “Por eso, AstraZeneca España trabaja firmemente con el compromiso de poner a disposición de los médicos, los pacientes y del conjunto del sistema sanitario este tratamiento con un perfil de seguridad muy sólido”, ha señalado.

“Los datos de los ensayos con acalabrutinib proporcionan pruebas convincentes de que es una opción más tolerable, con una toxicidad cardiovascular reducida. En general, se producen menos interrupciones debido a eventos adversos”, ha añadido.