AstraZeneca propone un suministro mundial masivo de la vacuna frente a la COVID-19 mediante COVAX. La compañía ha informado de que el suministro a 142 países está “en marcha como parte del esfuerzo sin precedentes para un acceso amplio y equitativo a la vacuna”. Los primeros envíos de COVAX se realizaron a finales de febrero a Ghana y Costa de Marfil. En breve llegarán más vacunas a Filipinas, Indonesia, Fiji, Mongolia y Moldavia. “Este suministro representa la primera vacuna frente a la COVID-19 para muchos de estos países”, ha reivindicado la compañía.

COVAX, que trabaja con la OMS y la UNICEF, está financiado conjuntamente por la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y Gavi. Su objetivo es “acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a las nuevas herramientas contra la COVID-19 en todo el mundo para todos los países participantes, independientemente del nivel de ingresos”.

Pascal Soriot, presidente ejecutivo de AstraZeneca, ha analizado esta estrategia. “La respuesta de emergencia amplia, equitativa y sin fines de lucro a la pandemia significa que millones de personas pronto estarán protegidas contra este virus”. Por ello, Soriot ha mostrado su orgullo y agradecimiento a los socios Gavi, CEPI y la Universidad de Oxford. Les ha agradecido “su arduo trabajo y dedicación para hacer de este ideal humanitario una realidad para muchos millones de personas en todo el mundo”.

Suministro masivo de la vacuna COVID-19 mediante COVAX

Por su lado, Seth Berkley, presidente ejecutivo de Gavi, ha dicho que “el acceso global y equitativo a las vacunas frente a la COVID-19 solo es posible si los sectores público y privado trabajan juntos”. “Cuando lanzamos el compromiso de mercado avanzado Gavi COVAX en junio de 2020, nuestro primer acuerdo fue con AstraZeneca. Nueve meses después, ya se están entregando las primeras dosis a quienes más las necesitan. Este es el comienzo del esfuerzo de COVAX para poner fin a la fase aguda, no el final, de la pandemia, pero todos podemos coger fuerzas de este momento y agradezco a AstraZeneca y a la Universidad de Oxford por su apoyo y colaboración en cada paso de nuestro viaje”.