AstraZeneca transmite un mensaje de tranquilidad sobre la seguridad de su vacuna frente a la COVID-19, «basada en evidencias científicas claras». La vacuna frente a la COVID-19 de AstraZeneca, desarrollada por la Universidad de Oxford y su compañía asociada, Vaccitech, se ha relacionado recientemente con diferentes efectos trombóticos.

«Una minuciosa revisión de todos los datos de seguridad disponibles de más de 17 millones de personas vacunadas en la Unión Europea (UE) y el Reino Unido con la vacuna frente a la COVID-19 de AstraZeneca ha mostrado que no existe ninguna evidencia de un aumento del riesgo de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda (TVP) o trombocitopenia en ningún grupo de edad definido, sexo, lote o en ningún país concreto», ha indicado la compañía.

Según sus informes, hasta el 8 de marzo en UE y Reino Unido se han notificado 15 casos de TVP y 22 de embolia pulmonar entre vacunados. «Esta cifra es muy inferior a la que se esperaría que ocurriera de forma natural en una población general de este tamaño. Y es similar a la de otras vacunas autorizadas frente a la COVID-19″, ha alegado.

Además, en los ensayos clínicos se registró un número de acontecimientos trombóticos pequeño, y esta cifra incluso se reduce en el grupo vacunado. Tampoco ha habido ninguna evidencia de aumento de las hemorragias en los más de 60.000 participantes incluidos.

AstraZeneca transmite un mensaje de tranquilidad

Según Ann Taylor, jefa médico de AstraZeneca, “casi 17 millones de personas de UE y Reino Unido han recibido ya la vacuna» de esta marca. Además, «el número de coágulos sanguíneos notificados en este grupo es inferior a los cientos de casos que cabría esperar entre la población general”.

«Tampoco se han confirmado problemas relacionados con ningún lote de nuestra vacuna utilizado en Europa, ni en el resto del mundo. Nosotros y las autoridades europeas realizamos pruebas adicionales de manera independiente, y ninguna ha demostrado preocupante», ha añadido. Diversos países europeos, incluidas algunas CC. AA. de España, han retirado un lote determinado de vacunas de forma preventiva.