Las compañías AstraZeneca y MSD investigan tratamientos más específicos y menos tóxicos para el abordaje del cáncer de ovario. Ambas farmacéuticas han resaltado que la incorporación de pruebas diagnósticas que ayuden a identificar nuevos biomarcadores es uno de los pilares en los que se basan actualmente los comités multidisciplinares de tumores. Con esta información pueden determinar tratamientos con una mayor especificidad y, por tanto, una mayor eficacia y menor toxicidad que los tratamientos convencionales.

Se estima que en 2021 más de 3.600 mujeres serán diagnosticadas de cáncer de ovario en España. Se trata de la primera causa de muerte en la mujer debido a un cáncer ginecológico. Y es el quinto motivo de fallecimiento por cáncer en mujeres tras el colorrectal, de mama, pulmón y páncreas.

Su elevada mortalidad se explica, principalmente, porque el 70-80% de los casos se diagnostican en una etapa avanzada. Por ello, “las herramientas de medicina de precisión que permiten identificar subgrupos de pacientes podrían suponer un gran avance en el diagnóstico y pronóstico de la enfermedad”, han dicho las compañías.

Pruebas diagnósticas

La mejora de las pruebas diagnósticas “permiten identificar a las pacientes de carcinoma seroso de alto grado que se pueden beneficiar de tratamientos dirigidos a tumores con déficit de reparación del daño al ADN mediante recombinación homóloga”, ha comentado Eduardo Salido, jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Canarias.

Igualmente, Pilar Barretina, oncóloga médica del Instituto Catalán de Oncología (ICO) de Girona, ha comentado que “gracias a las pruebas diagnósticas se puede determinar mejor la clasificación del cáncer de ovario”. “Nos ofrecen información sobre el pronóstico y el beneficio potencial que pueden obtener de las distintas estrategias terapéuticas disponibles”, ha añadido.

“Uno de los retos en cáncer de ovario es desarrollar estrategias de diagnóstico precoz y establecer subgrupos que puedan beneficiarse de una estrategia concreta”, ha comentado la especialista.

Para conseguirlo, es necesario “conocer los mecanismos de resistencia a los nuevos fármacos. También se deben identificar nuevos que mejoren los resultados en el subgrupo mayoritario de pacientes. Las personas con deficiencia en la recombinación homóloga tienen un peor pronóstico y obtienen un menor beneficio de los nuevos tratamientos”.

Abordaje del cáncer de ovario

Tener una buena información del estado de la recombinación homóloga del tumor es fundamental antes de la toma de las decisiones terapéuticas. Así lo indican las guías clínicas de cáncer de ovario de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO).

Por su parte, María Victoria Tornamira, directora médica de Oncología de MSD en España, ha comentado el compromiso de la compañía. “En cáncer de ovario, la medicina de precisión puede ayudarnos a conseguir el manejo individualizado de las pacientes según su perfil tumoral. Ka incorporación de pruebas diagnósticas desde el inicio puede permitir a los especialistas identificar el tratamiento más adecuado para cada paciente”.

En la misma línea se ha manifestado Marta Moreno, directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca España. “Estamos comprometidos con la innovación para mejorar la vida de las pacientes con cáncer de ovario. Nuestros esfuerzos, basados en la ciencia y la innovación, se dirigen a entender mejor la enfermedad. Queremos dar respuesta con las mejores opciones de tratamiento en el menor tiempo posible a las pacientes”.