Laura Fonseca, Oviedo.- Asturias se ha convertido en la quinta comunidad autónoma en regularizar la cotización a la Seguridad Social del personal de refuerzo, dando así respuesta a una antigua aspiración del colectivo, así como del Sindicato Médico (SIMPA) y del Colegio de facultativos del Principado. Con esta actuación, que entró en vigor el pasado 1 de marzo, el Principado de Asturias se iguala a Extremadura, Murcia, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, autonomía ésta última lo hizo hace apenas un mes, como ya informó EL MEDICO INTERACTIVO en su momento (ver edición 18-2-2003).

Esta decisión del Sespa ha sido muy bien recibida por el presidente de la Asociación de Médicos y Enfermos de Refuerzo (Amere), Oscar Quintana, quien ha señalado que a nivel nacional son unos 10.000 los trabajadores de refuerzo que carecen de una cotización regularizada. Para Quintana ‘ se trata de un problema económico, ya que ya que al cotizar por todos los días del mes y no sólo por los fines de semana, sube la base de cotización, lo que supone unos 300 euros de media más que tiene que pagar la Administración por cada profesional mensualmente’.

El presidente de Amere recordó que en España existen más de un centenar de sentencias judiciales ‘que nos dan la razón’. Sin embargo, existe un buen número de comunidades ‘que aún nos tratan como mano de obra barata’. Quintana pone como ejemplo lo ocurrido en Andalucía, donde el personal de refuerzo carede de alta continuada ‘pese a que estamos siendo contratados para sacar adelante gran parte de la actividad asistencial diaria, incluida la de la UVI’.

El Servicio de Salud asturiano (Sespa) ha informado que la medida afecta a 179 médicos y ATS que prestan atención continuada en los centros de salud durante los fines de semana. La Administración asturiana ha indicado que ‘desde ahora se cotizará por estos profesionales de manera ininterrumpida durante todos los días del mes y no sólo por los fines de semana, como sucedía hasta ahora’. Esta decisión ha sido muy bien recibida por el SIMPA y por el Colegio de Médicos, entidad esta última que ya había manifestado su preocupación a la Consejería de Salud en reiteradas ocasiones. La regularización de las cotizaciones de este colectivo (97 médicos de familia y 82 ATS forma parte de los Acuerdos sanitarios de julio de 2002, firmados por SIMPA, UGT, SATSE, y con los que se logró poner fin a a una huelga de tres semanas.