La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) presenta la 2ª Edición del documento, ‘Indicadores para la calidad asistencial y la atención farmacéutica a las personas que viven con VIH’.  Así, la SEFH renueva los parámetros incluidos en el anterior documento, de 2013. En concreto, adaptándolos al cambio en la atención farmacéutica surgido tras la aparición del modelo CMO.

En este contexto, el objetivo es definir y actualizar los indicadores de calidad asistencial y atención farmacéutica a las personas con VIH. De esta forma, la finalidad de la actualización es identificar y promover mejoras en la atención sanitaria. En concreto, desde la Unidades de Pacientes Externos de Farmacia Hospitalaria (UPEFH). Todo ello, para facilitar un marco de referencia el cuál deber ser adaptado a la realidad de cada Servicio de Farmacia Hospitalaria.

Por ello, las UPEFH deben dar prioridad a la monitorización de los indicadores clave identificados. No obstante, su cumplimiento se considera esencial para ofrecer y garantizar una atención farmacéutica a las personas con VIH de calidad.  La monitorización de los indicadores avanzados estará recomendada para aquellas UPEFH que dispongan de los medios necesarios para llevar a cabo un seguimiento de dichos indicadores.

Atención farmacéutica a las personas con VIH

Ramón Morillo es el farmacéutico hospitalario coordinador del documento y de la iniciativa MAPEX. “Los indicadores definidos en este documento pretenden ser una herramienta para los especialistas en farmacia hospitalaria, jefes de servicio y gerentes,”, argumenta. Tal y como argumenta, el objetivo es orientar y armonizar la toma de decisiones y facilitar la medición y valoración de los aspectos más relevantes. Todo ello para dar calidad a la atención farmacéutica de las personas que viven con VIH. Esto incluye la coordinación del equipo asistencial, la gestión de los recursos, seguimiento de los objetivos farmacoterapéutico, la investigación o la evaluación de la atención recibida.

De esta forma, “pretende dar respuesta a la necesidad del paciente actual”. Y es que este es  “muy diferente del existente cuando se hizo la primera versión de este documento hace una década”. Además, “la propia metodología de trabajo que ha evolucionado y se ha transformado enormemente en los últimos años, fruto del desarrollo del proyecto MAPEX, la metodología CMO y los criterios de calidad QPEX”.