La atención y tratamiento oportunos, así como la rehabilitación plena, permiten a quienes sufrieron un infarto recuperar la función cardiovascular y retomar sus actividades cotidianas. Así lo señaló el jefe del Departamento de Rehabilitación Cardíaca y Medicina Física del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, Hermes Ilarraza Lomelí.

Refirió que durante 2021, en México, cerca de 220 mil personas fallecieron por enfermedades cardiovasculares, de las cuales 177 mil fueron por infarto al miocardio. El infarto, dijo, puede ser prevenible al evitar o controlar los factores de riesgo como el tabaquismo, presión arterial alta, colesterol elevado y diabetes no controlada. Las declaraciones de Ilarraza Lomelí tuvieron lugar en el marco del Día Mundial del Corazón, que se celebra este 29 de septiembre.

Alteraciones del corazón que afectan a la población

El especialista sostuvo que algunas alteraciones del corazón pueden detectarse desde la infancia, como padecimientos congénitos y malformaciones cardiacas. Otros como el infarto al miocardio y las enfermedades isquémicas aparecen después de los 65 años y afectan a tres cuartas partes del total de personas adultas mayores.

Aunque también se han encontrado casos entre los 30 y 35 años, dijo Ilarraza.

Las enfermedades cardiovasculares más comunes son:

  • En arterias coronarias y en arterias cerebrales, mejor conocidas como apoplejía, embolia o derrame cerebral, con alta prevalencia en mujeres.
  • Otro problema es la estenosis aórtica, una afectación en válvulas que ocurre por degeneración.

 

“Son muchas las enfermedades del corazón. Las hay derivadas de algún tipo de infección e inflamación, como la endocarditis o valvulitis romática”, explicó. Además de que también existe la insuficiencia cardíaca, con un origen no muy claro, y las arritmias.

Las de mayor prevalencia y mortalidad son las isquémicas, donde está considerado el infarto al miocardio”.

El experto explicó que los padecimientos del corazón están determinados genéticamente y tienen una progresión muy lenta. Por lo que es importante controlar el colesterol acumulado en las placas de las arterias, la presión arterial y la diabetes, así como eliminar o evitar el tabaquismo.

Ante ello, Ilarraza Lomelí insistió en la prevención a través del tratamiento para dejar de fumar, realizar de actividad física, procurar la alimentación equilibrada y estricto apego a los medicamentos para el control de enfermedades crónicas. Afirmó que un factor fundamental para la salud cardiovascular es la actividad física, ya que las personas físicamente activas están más sanas, tienen menos placas de colesterol. Además, se deben promover conductas saludables para generar un círculo virtuoso del buen comer, sin carencias o abusos en calorías, grasas y proteínas.