Una toma clandestina de gasolina ubicada en el municipio de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, terminó en una trágica explosión el pasado viernes 18 de enero, de la cual hasta ahora se reportan 89 muertos y 51 personas hospitalizadas hasta la publicación de esta noticia.

Los hospitales en los que se atendieron a dichos heridos son la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) en Lomas Verdes en el Estado de México, la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) en Magdalena de las Salinas, el Hospital General Regional (HGR) No. 2 de Villa Coapa, en la Ciudad de México y el Hospital General de Zona (HGZ) de Tepeji del Río, Hidalgo.

Después de expresar su solidaridad con las familias de las personas lesionadas, el Secretario de Salud, el doctor Jorge Alcocer Varela, dio a conocer que el Centro Nacional de Investigación y Atención a Quemados (CENIAQ) está preparado para recibir a todos los pacientes que requieran atención de muy alta especialidad.

El Sector Salud (IMSS, ISSSTE, Servicios Médicos de PEMEX y DIF), encabezado por la Secretaría de Salud, trabaja de manera coordinada para brindar toda la atención médica necesaria desde el primer nivel hasta la de muy alta especialidad.

Por su parte, el director del IMSS, Germán Martínez Cázares, subrayó que todos los heridos, sean o no derechohabientes están siendo atendidos de la misma manera, sin distingos y sin costo alguno.

Posteriormente, el director general del IMSS realizó un recorrido por el Hospital General Regional (HGR) No. 2 en Villa Coapa, donde dio la instrucción de trasladar a los tres pacientes que están atendiéndose en esta clínica al Hospital de Magdalena de las Salinas para optimizar los recursos en la atención a los lesionados.

Los servicios médicos y del gobierno federal han hecho un llamado para detener la actividad clandestina de la toma de combustible, también han informado de los riesgos a los que son acreedores.