En España, la Encuesta Nacional de Salud 2006 mostró un promedio de 2,8 enfermedades crónicas en personas entre 65 y 74 años, llegando a un promedio de 3,23 en los pacientes mayores de 75 años [3]. En 2006 hubo una hospitalización de cada 3 pacientes de 80 años o más (332 por cada 1.000 habitantes en ese grupo de edad), 1 de cada 5 personas entre 65-79 años (202 admisiones por cada 1.000 habitantes en ese grupo de edad) y 1 de cada 6 en pacientes de 75 o más (168 admisiones por cada 1.000 habitantes de 75 años o más) [4]. Un trabajo reciente sobre hospitalizaciones potencialmente evitables para 6 condiciones crónicas informaron de tasas de hospitalización de 106 por cada 10.000 habitantes entre 65 y 79 años de edad, y 240 por cada 10.000 habitantes en personas de más de 80 años [5].

Mas allá de los aspectos epidemiológicos y de las consecuencias clínicas y sobre los sistemas de salud,  las enfermedades crónicas son responsables de elevados costes, que tienden a aumentar, y se caracterizan por una variabilidad injustificada en los procesos asistenciales y sus resultados; poniendo a prueba a las organizaciones sanitarias para hacer frente a los desafíos de la cronicidad. Todas estas circunstancias han llevado a los responsables políticos y sanitarios a buscar estrategias e intervenciones encaminadas a mejorar los resultados de salud de las personas con enfermedades crónicas, de forma sostenible para los sistemas sanitarios [6-9]. A pesar de que se han experimentado algunas mejoras, todas estas iniciativas requieren más información para apoyar las políticas de salud, la gestión de la salud, las decisiones clínicas, y el empoderamiento de los pacientes y sus cuidadores. Se necesita conocimiento para determinar si los avances científicos se convierten en una mejor salud y un valor adecuado. Por lo tanto, para llenar esta brecha se requerirá: a) una mayor comprensión sobre la carga de enfermedad actual y próxima y el correspondiente coste, b) información más sólida sobre cómo la gente accede a la atención y lo que sucede a los pacientes como resultado de esta atención, c) una mejor información sobre el desempeño de las organizaciones del ámbito de la salud, d) la eficacia, efectividad y la eficiencia de las intervenciones clínicas y de organización, así como las políticas de salud sobre el manejo de la atención a enfermos crónicos, pacientes y cuidadores [10]. Un especial énfasis debe hacerse en la evaluación de la continuidad de la atención, el impacto de las nuevas tecnologías de la información y el efecto de las intervenciones dirigidas a empoderar a los pacientes y cuidadores. De todo ello se deriva que el eficiente abordaje de la cronicidad será clave para el buen funcionamiento de nuestro SNS y para la salud de la población.

En junio de 2012 el  Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) aprobó la “Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el Sistema Nacional de Salud”, fruto del trabajo de diversas sociedades y asociaciones científicas coordinadas por el ministerio, con el objetivo general de disminuir la prevalencia de las condiciones de salud y limitaciones en la ac¬tividad de carácter crónico, reducir la mortalidad prematura de las personas que ya presentan alguna de estas condiciones, prevenir el deterioro de la capacidad funcional y las complicaciones asociadas a cada proceso y mejorar su calidad de vida y la de las personas cuidadoras.  Fruto de ese trabajo es la presentación en el capítulo de “investigación e innovación” de cuatro grandes objetivos del ámbito de la investigación (objetivos 17 a 20) y que se concretan en 21 recomendaciones [11].

En el año 2003, desde el Instituto de Salud Carlos III se promovió la constitución de diferentes redes de investigación que posibilitará la colaboración entre grupos de investigadores de toda España, una de las cuales fue la red de investigación en resultados y servicios de salud (red IRYSS). A partir del año 2006 se promovieron las RETICs, redes temáticas de investigación cooperativa, estructuras organizativas formadas por la asociación al Instituto de Salud Carlos III de un conjunto variable de centros y grupos de investigación en biomedicina, de carácter multidisciplinar, dependientes de las diferentes Administraciones públicas y pertenecientes a un mínimo de cuatro Comunidades Autónomas, que tienen como objetivo la realización de proyectos de investigación cooperativa de interés general. En este contexto, ha comenzado a andar en 2013 la nueva red REDISSEC (Red de Investigación en Servicios de Salud en Enfermedades Crónicas), a partir de la convocatoria del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII-Ministerio de Economía y Competitividad), dentro del Subprograma RETICS (Redes Temáticas de Investigación Cooperativa en Salud), de la Línea de Articulación del Sistema de la Acción Estratégica en Salud 2012.

REDISSEC tiene como objetivo principal desarrollar la excelencia en los campos de la investigación, el desarrollo e innovación, con el fin de proporcionar evidencias sólidas y pertinentes sobre las mejores políticas, prácticas y modelos organizativos, para tratar así de mejorar los resultados y la sostenibilidad financiera de la asistencia sanitaria prestada a los pacientes crónicos en España.

La Red está compuesta por 117 investigadores repartidos en 14 grupos de 8 CCAA. Estos investigadores pertenecen a distintos organismos, que incluye tanto centros hospitalarios, como de Atención Primaria, agencias de evaluación de tecnologías, o dependientes de departamentos de Sanidad de comunidades autónomas.

La actividad científica de REDISSEC se orientará hacia los problemas de salud de mayor relevancia para el Sistema Nacional de Salud, tratando de aportar información de valor para servir de soporte a las estrategias de salud desarrolladas por el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, REDISSEC trabajará conjuntamente con las asociaciones de pacientes al objeto de garantizar que los objetivos de sus proyectos de investigación tengan en cuenta y contribuyan a dar respuesta, complementariamente, a las necesidades de los pacientes.

REDISSEC va a desarrollar un programa científico global sobre investigación en servicios sanitarios, que tiene por objeto:

1. Caracterización de la cronicidad y el cuidado de las enfermedades crónicas mediante la descripción del fenómeno de la cronicidad: la carga de las enfermedades crónicas, necesidades satisfechas y no satisfechas, la utilización de servicios de salud, la equidad en el acceso a la atención y el impacto presupuestario de las enfermedades crónicas;

2. La evaluación de cómo los proveedores de salud u organizaciones de asistencia sanitaria proporcionan servicios para cubrir las necesidades de la población y de los pacientes, de forma oportuna, segura y eficiente;

3. Estudiar el impacto de las intervenciones en los pacientes crónicos y sus cuidadores, prestando especial atención a la eficacia, efectividad y la eficiencia;

4. Evaluación del impacto de las estrategias de política de salud, con un enfoque específico en la evaluación de necesidades de la población, la equidad en el acceso y la eficiencia en la asignación;

5. Potenciación de la innovación en la investigación de servicios sanitarios, a través de desarrollo de la investigación metodológica y herramientas de transferencia destinadas a mejorar la metodología de los estudios y la atención médica en pacientes crónicos.

REDISECC no está pensada solo para incrementar la producción científica española en este campo, lo que sin duda permitirá a nuestro país competir en el terreno internacional, sino que, sobre todo, tiene vocación de servir al Sistema Nacional de Salud; esencialmente, poniendo la ciencia a disposición del cuidado a los enfermos crónicos. Aspectos en los que REDISSEC trabajará para ampliar y mejorar los fundamentos científicos sobre la planificación, organización y provisión de los servicios de salud para responder adecuadamente a las patologías crónicas serán: a) mejorar el acceso efectivo a los cuidados sanitarios promoviendo la equidad y una atención segura, b) mejorar el uso adecuado de las tecnologías sanitarias, programas y servicios; c) asegurar la continuidad de la atención sanitaria, d) el aumento de la eficacia, efectividad y la seguridad, y, e) garantizar la eficiencia en la provisión de servicios. En definitiva, informando las decisiones públicas en cuanto a qué cuidados se deben proveer, a quién, de qué manera, con qué coste. Se trata de proporcionar evidencias sólidas que mejoren las políticas, las prácticas y los modelos organizativos en la atención al paciente crónico y para tratar de mejorar los resultados de la asistencia sanitaria prestada a los pacientes crónicos en España. Un aspecto importante y singular del trabajo de esta red es que además de la difusión de sus conclusiones a través de publicaciones científicas una labor específica y muy relevante para el SNS será el de desarrollo de herramientas de traslación e innovación que aporten soluciones concretas en aspectos prioritarios de la atención a los crónicos.

Finalmente, es objetivo de esta red el trabajar conjuntamente con otros agentes centrados en la atención a los enfermos crónicos como puede ser el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, las diferentes Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, otras RETICS y CIBER, colegios profesionales y asociaciones de paciente, de manera que actuaciones sinérgicas puedan facilitar la obtención de soluciones aplicables en el SNS. En este sentido, las recomendaciones que sobre investigación se realizan en la “Estrategia para el abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud” del MSSSI servirán de orientación a nuestras propuestas de investigación, así como aquellas originadas de la Acción Estratégica en Salud, en el marco del Programa Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2013-2016, y  el esquema de la Unión Europea reflejado en «Horizonte 2020».