La atrofia vaginal es una condición que afecta a seis de cada diez mujeres, incluso antes de la llegada de la menopausia.

Se caracteriza por el adelgazamiento, resequedad, inflamación y pérdida de elasticidad de las paredes vaginales, que puede ocurrir por la disminución en la producción de estrógenos, asociados principalmente con la menopausia.

Su tendencia a futuro será al alza, ya que se estima que para el año 2035, una de cada tres mujeres estará en etapa de climaterio.

El Dr. Alejandro Vázquez Alanís, médico gineco-obstetra, asegura que la atrofia vaginal afecta la salud genito-urinaria, la plenitud sexual y la calidad de vida de las mujeres.

Además, provoca estrechamiento y acortamiento del canal vaginal y dolor durante el coito (dispareunia), afirma el también ex vicepresidente de la Asociación Mexicana para el Estudio del Climaterio (AMEC).

De manera paralela, agrega, también se manifiesta un aumento en la frecuencia o urgencia de orinar, infecciones urinarias recurrentes, pérdida involuntaria de la orina (incontinencia urinaria) y problemas del piso pélvico.

Resignación a las molestias por vergüenza

De acuerdo con el especialista, esta condición es un verdadero problema para quienes lo presentan, ya que muchas mujeres por vergüenza o por considerarlo un proceso natural propio de la edad, se resignan a vivir con estos síntomas.

Por ello, limitan sus actividades cotidianas y su vida sexual, además de que no toman un tratamiento médico que evita que el problema empeore.

Paradójicamente, hoy entre el 50 y 70% de las mujeres con atrofia vaginal no acuden al médico para recibir tratamiento, debido a miedos, vergüenza o desconocimiento.

La Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés) señala que el tratamiento de primera línea para el alivio de los síntomas de la atrofia vaginal son los humectantes-hidratantes vaginales no hormonales.

Cuyo uso regular puede tener una eficacia equivalente a los estrógenos vaginales, siendo una opción conveniente para las mujeres que no pueden llevar una Terapia de Reemplazo Hormonal.

Opciones en el mercado

El doctor Alejandro Vázquez Alanís enfatiza que, entre hidratantes vaginales no hormonales con mayor eficacia y evidencia científica disponibles en México, se encuentra Gynomunal.

Se trata de un gel tópico vaginal, no hormonal, cuyos componentes (ácido hialurónico, liposomas, vitamina E y Humulus lupulus), demuestran mejorar significativamente los síntomas de la atrofia vaginal.

Estos síntomas son:

  • Irritación.
  • Comezón.
  • Dolor e inflamación vaginal.
  • Molestias durante las relaciones sexuales.

 

Explica que Gynomunal ayuda a mejorar la humectación e hidratación natural de la vagina y permite la regeneración de la pared vaginal.