El 29 Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología ha sido el contexto de la presentación de un nuevo estudio sobre infecciones de transmisión sexual (ITS). En concreto, se ha evidenciado que a pesar del distanciamiento social por el COVID-19, ha aumentado el diagnóstico de gonorrea, sífilis secundaria y el micoplasma genital.

La investigación se ha llevado a cabo en dos centros principales de ITS en Milán (Italia). Para la misma, se comparó el número de diagnósticos confirmados de las ITS en pacientes con síntomas durante el período comprendido entre el 15 de marzo de 2020 y el 14 de abril, con el mismo periodo de 2019. Precisamente tras las medidas de distanciamiento social (confinamiento) adoptadas para controlar la epidemia.

La primera conclusión es que el aumento de diagnósticos de ITS se dio a pesar de la reducción del número total de asistencias. En concreto, estas fueron de 233 en 2019 frente a 147 en 2020. Este aumento de los diagnósticos se dio sobre todo en el infecciones bacterianas agudas, especialmente en sífilis secundaria y gonorrea. El estudio también señala que la mayoría de ellas asociadas a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

Por otra parte, los casos disminuyeron en los casos no agudos, como las verrugas genitales y el ‘Molluscum Contagiosum’.

Aumento de ITS pese al distanciamiento social

El estudio llega a la conclusión de que la pandemia de COVID-19, a pesar del confinamiento y el distanciamiento social, no inhibió los comportamientos de riesgo. De hecho, las infecciones de transmisión sexual agudas aumentaron.

“Se asumió que el confinamiento reduciría la oportunidad de encuentros sexuales e infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, me sorprendió el número de nuevas infecciones agudas diagnosticadas en este corto período de tiempo”, explica Marco Cusini, responsable del estudio.

La gonorrea y la sífilis suelen ser más frecuentes en personas de 30 años. Así, el estudio plantea que la infección puede haber aumentado debido a que la concentración de morbilidad y mortalidad de COVID-19 en los ancianos. Esto pudo hacer que la cohorte más joven y más activa se sintiera protegida y por lo tanto con menos aversión al riesgo.

La gonorrea está en aumento en toda Europa. Reino Unido notificó el 55 por ciento de todos los casos (75 por cada 100.000), seguido de Irlanda (47), Dinamarca (33), Islandia (29), Noruega (27) y Suecia (25).

La sífilis secundaria es una progresión de la enfermedad y de los síntomas, sin embargo, es curable con tratamiento. En 2018, había 33.927 casos confirmados en Europa. La tasa más alta se observó en Malta (17,9 casos por cada 100.000 habitantes), seguida de Luxemburgo (17,1), Reino Unido (12,6) y España (10,3).