Karla Cervantes

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es uno de los padecimientos pulmonares más frecuentes en el mundo; en años anteriores era más común en hombres, sin embargo, en la actualidad por el aumento en el consumo de tabaco en poblaciones femeninas y  el uso de leña para cocinar en las zonas rurales del país esta enfermedad afecta de forma similar a hombres y mujeres.

En México,  según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se ha incrementado la mortalidad por EPOC en la población femenina durante los últimos años, ocupando el quinto lugar como causa de muerte con un total de 11,122 defunciones al año por arriba del cáncer de mama con 6,650 y cáncer cervicouterino con 4.065 fallecimientos anuales.

El Dr. Ricardo Lemus Rangel, miembro de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Torax (SMNyCT), explicó que los principales factores desencadenantes de este padecimiento, además del tabaco, son cocinar con leña o carbón, la contaminación, el uso de solventes y químicos, entre otros. Dijo que una persona con EPOC vive con pérdida de energía, insomnio, deambulación y disminicion de la función cognoscitiva.

“El diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno puede evitar complicaciones y así reducir el riesgo de muerte en las personas. Uno de los principales objetivos es concientizar al paciente sobre el apego que debe tener con su tratamiento y al mismo tiempo la técnica de inhalación son esenciales”, aseguró el Dr. Gabriel Escobedo Arenas, coordinador de la Clínica de Enfermedades Pulmonares Obstructivas del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS.

Anualmente mueren en el país 21,000 personas por  EPOC, es decir 57 personas al día, 2 cada hora, según datos del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER). Estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que la EPOC se habrá convertido en la cuarta causa de muerte en todo el mundo en 2030.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) otorgan anualmente más de 900 mil consultas para la detección y tratamiento de esta enfermedad, cuyas afecciones más comunes son la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar, causadas principalmente por la exposición al humo del tabaco que provoca la destrucción irreversible del pulmón.

Una de las estrategias que se está planetando para reducir la carga de EPOC es “la creación de una asociación en la que los médicos desarrollen una campaña de prevención contra el tabaquismo a nivel secundaria, ya que las nuevas generaciones empiezan a fumar desde temprana edad. El gran reto es no solo concientizar a jóvenes sino también a quienes son su ejemplo, como padres y maestros”, afirmó el especialista.

En el Día Mundial de la EPOC, los médicos explicaron los tres tipos de tratamientos para esta enfermedad. En primera instancia se encuentra el no farmacológico que consta de promover el autocuidado en los pacientes llevando a cabo una rehabilitación pulmonar por medio del ejercicio, el oxígeno suplementario y el soporte ventilatorio y paliativo. Este tipo de tratamientos se aplica en pacientes A-B, es decir, en etapa inicial.

En segundo lugar está el tratamiento farmacológico, en dónde el paciente requiere de broncodilatadores, antiinflamatorios, esteroides inhalados, antibióticos y mucolíticos. Por último, se encuentra el tratamiento quirúrgico que se aplica en pacientes tipo C-D, cuando su estado de salud es crítico y se debe realizar un trasplante pulmonar.

Finalmente, el doctor Ricardo Lemus, aseguró que una terapia broncodilatadora dual o combinada aporta más beneficios sobre la función pulmonar que ambos medicamentos por separado y esto ayuda a los médicos a corroborar que más del 50 por ciento del depósito del medicamento actúe en el área específica que se necesita.