Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

La primavera de 2021 ha aumentado la predisposición a tener alergia al polen. Francisco J. Polo Sánchez, especialista del Servicio de Alergología del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid, ha observado un incremento de personas que comienzan a tener síntomas relacionados con la alergia.

Asimismo, este experto ha analizado otras circunstancias que hacen diferente esta primavera. Por una parte, ha destacado “el uso generalizado de la mascarilla como protección frente a la pandemia de coronavirus”. Según ha dicho, “utilizar la mascarilla disminuye la inhalación de alergenos”.

También ha hablado de “la irrupción de la tormenta Filomena, que generó una mayor humedad en el campo y, en consecuencia, un incremento de la cifra de pólenes. Esto se ha traducido en una intensidad más acusada de síntomas en las personas alérgicas”.

Sensibilización a varios pólenes

Los tipos de pólenes más frecuentes en esta época son las gramíneas, el olivo, las cupresáceas, el plátano de sombra y las malezas. Según Francisco Polo, en la actualidad se ha detectado “un incremento en el número de personas alérgicas”. “Es frecuente, además, que tengan sensibilización a varios pólenes. Por tanto, pueden tener síntomas desde diciembre con las cupresáceas; más tarde, en marzo y abril, con el plátano de sombra, y en mayo y junio, con las gramíneas y el olivo”.

Principales síntomas de la alergia al polen

  1. Nasales:
  • Estornudos en salvas.
  • Mucosidad líquida.
  • Picor.
  1. Oculares:
  • Lagrimeo.
  • Prurito.
  • Fotofobia.
  1. Bronquiales:
  • Tos irritativa.
  • Respiración audible.
  • Opresión torácica.
  • Menor tolerancia al esfuerzo físico.

Necesidad de tratamiento

Para evitar un agravamiento de los síntomas, Francisco Polo ha recomendado “establecer un tratamiento específico a la mayor brevedad posible cuando existe una participación bronquial. Significa que hay un agravamiento de los síntomas, y la terapia evitará llegar a un asma persistente”.

En cualquier caso, las personas con síntomas deben “consultar con el especialista en alergia la posible pauta de un tratamiento. Es muy importante evitar la automedicación”. “Las dosis y la duración de las tomas podrían no ser las correctas para que hagan el efecto deseado”, ha añadido.

Los principales fármacos que se emplean para el tratamiento de los síntomas alérgicos son los antihistamínicos y los corticoides inhalados. Además, se utilizan los broncodilatadores de rescate de acción rápida o de acción sostenida para el asma persistente. La inmunoterapia también se indica para personas con síntomas rinoconjuntivales intensos o patología bronquial.