El cambio climático ha provocado con el paso del tiempo, que las estaciones hay perdido sus delimitaciones temporales, hace unos años unos años se podía hablar de alergias estacionales, sin embargo, en la actualidad, el aumento de las reacciones alérgicas, por polinización, por ejemplo, se ha extendido hasta dos meses más.

La rinitis alérgica es uno de los padecimientos que se observaban con mayor frecuencia durante la primavera, sin embargo, se ha convertido en una alergia constante y persistente, en ocasiones a lo largo de todo el año.

Se presume que las consecuencias del efecto invernadero, la zonas industrializadas o continuamente atacadas por cabios severos de clima, los árboles y plantas suelen adaptarse con una polinización más prolongada y sus proteínas pueden estar en cambio constante también, lo que provoca que el cuerpo humano deje de reconocerlas y provoque una reacción alérgica.

el Dr. Francisco Javier Saynes Marín, otorrinolaringólogo y cirujano de cabeza y cuello, certificado por el Consejo Mexicano de Otorrinolaringología, explica que, la rinitis alérgica se caracteriza por estornudos que denominamos en salva, porque son una serie de varios estornudos incontrolables, presencia de secreción hialina, comezón en la nariz y congestión nasal. El aparato respiratorio no es solo nariz y pulmones, incluye también el conducto lacrimonasal, oído medio, senos paranasales, faringe, cuerdas vocales, tráquea y bronquios y todos se ven afectados.

La deforestación afecta los usos de suelo, ya que la tala inmoderada de árboles y la falta de una cultura de reforestación adecuada modifica los mecanismos de conversión de CO2 en oxígeno, y el CO2 es responsable de favorecer el desarrollo de pólenes con mayor capacidad de generar alergias, entre ellos la rinitis

Las alergias y sus diferentes manifestaciones son enfermedades con un aumento constante en la prevalencia a nivel mundial, principalmente en los menores de edad, con un impacto social global de acuerdo con la Organización Mundial de la Alergia (WAO), por lo que son consideradas una epidemia y un problema de salud mundial.

Se calcula que actualmente un 30 – 40% de la población mundial vive con una o varias enfermedades alérgicas. En México, se calcula que aproximadamente 40 millones de personas padecen una enfermedad alérgica y por lo menos 5 millones tienen asma.

Según el estudio ISAAC (estudio internacional del asma y enfermedades alérgica en la infancia, por sus siglas en inglés) que evaluó los patrones globales de la prevalencia y severidad de los síntomas de estas enfermedades, reportó que en México la prevalencia de rinitis alérgica variaba del 11 por ciento en pacientes de 6-7 años hasta un 15 por ciento en el grupo de 13 años; un 6 por ciento en Dermatitis atópica y 8.5 por ciento en Asma.

Se puede Recurrir a la línea de fármacos para controlar la alergia: soluciones salinas, antihistamínicos, esteroides tópicos, y antileucotrienos, cada uno tiene una función específica y un momento en donde usarlos. Uno de los más seguros es Zyxem (levocetirizina) que es un antihistamínico de tercera generación derivado de la cetirizina indicado para el tratamiento de los procesos alérgicos y el control de comezón, estornudos, escurrimiento nasal y prurito (comezón). Su presentacién en gotas y pastillas hace que pueda ser usado en infantes y adultos.

Finalmente, el especialista señala que es de suma importancia identificar el factor al que es alérgica la persona y acudir al especialista ante la persistencia del cuadro, no automedicarse y entender que las alergias se pueden controlar, por lo que cualquier paciente puede llevar una vida prácticamente normal si está suficientemente informado.