En el VI Congreso Internacional de Educación Médica y V de Simulación se ha informado de aumento en el número de estudiantes de Medicina, es decir, que en 2010 se registraban en el país casi 90.000 estudiantes, mientras que en la actualidad van registrados 133.000.

Esto se informó a través de la conferencia magistral del Secretario de Salud José Narro Robles, llamada “Los desafíos de la educación médica en la era de la complejidad”, dirigida a a académicos de la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina A.C. (AMFEM) en el congreso realizado en Mazatlán, Sinaloa.

Con esta declaración, el secretario reafirmó el compromiso y la necesidad de aumentar la plantilla laboral de los profesionales para responder a dicha demanda, con lo que también hizo constar que la suma de esfuerzos ha permitido una importante inversión.

Las principales ocupaciones serán financiar las becas de los pasantes e incrementar sus prestaciones durante el servicio social e internado de pregrado, en este último se duplicó el monto de la ayuda económica para quienes lo realizaron en áreas marginadas o suburbanas.

Los números hacen constar que en 2017 hubo 14.000 pasantes de medicina, 38.500 de enfermería y 11.600 de otras áreas como psicología, ciencias de la nutrición y química, aumentando así las oportunidades para los futuros profesionales de la salud.

En el evento estuvo presente el gobernador de la entidad Quirino Ordaz Coppel, ente el cual se reafirmó que el posgrado se cuenta con un sistema de formación de recursos humanos sólido con más de 30 mil residentes de medicina en todas las instituciones públicas y privadas del país, de los cuales el 81 por ciento se prepara en el Instituto Mexicano del Seguro Social y en la Secretaría de Salud.

Se reconocieron también problemas como la falta de plazas, ya que mientras hay más de 38.600 aspirantes, sólo se han abierto 8.263 plazas, según el Examen de Residencias Médicas.

En los últimos 35 años las enfermedades infecciosas y parasitarias han disminuido en más de 85 por ciento, pero en contraparte se han incrementado las enfermedades crónicas, en especial la diabetes, que se ha multiplicado cuatro veces y cuyo de defunciones relacionadas ha aumentado más de siete veces.

Recordó que en materia de salud, la población hoy en día enfrenta a cuatro jinetes modernos del apocalipsis: el tabaco alcohol, dieta no saludable y falta de actividad física. Por ello, por más recursos públicos que se inviertan en infraestructura médica, si no se previenen estas enfermedades ni se fomentan hábitos saludables, el problema persistirá.