El uso cada vez mayor de anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) ya se nota en las Unidades de Cuidados Intensivos. No obstante, el Registro RetraUCI ya indica un ascenso del número de ingresos de pacientes críticos tratados con anticoagulantes orales de acción directa. Especialmente como consecuencia de que el nuevo perfil de paciente crítico con politraumatismo tiene mayor edad.

Ante esta situación, que los intensivistas los conozcan y sepan cómo y cuándo es conveniente revertirlos es imprescindible. Especialmente en los pacientes críticos que presentan traumas graves, hemorragias de otra causa o la necesidad de cirugías o procedimientos invasivos urgentes.

Así, es necesario desarrollar técnicas y protocolos de seguridad que permitan obtener fiable y rápidamente esa información. También para decidir la reversión del medicamento, si procede, y cómo. Estas cuestiones fueron abordadas el seminario monográfico que la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) dedicó a los ACOD con el patrocinio de Alexion.

ACOD en los pacientes críticos

En este mismo foro se analizaron los datos existentes. En concreto, los datos del Registro RetraUCI de la SEMICYUC disponibles. Así, cada vez hay un mayor número de pacientes críticos traumáticos que toman anticoagulantes en las UCI españolas. En total, un 5,2 por ciento de los que presentaron coagulopatía en el ingreso. El envejecimiento de la población y una mayor prevalencia de fibrilación auricular explica este ascenso. Así, los intensivistas coinciden en que estamos ante un nuevo desafío para la especialidad, de ahí la necesidad de extender su conocimiento para un mejor manejo.

En el seminario, los intensivistas pusieron sobre la mesa la necesidad de avanzar en los sistemas actuales de monitorización. Los expertos explicaron cómo los análisis de laboratorio convencionales son de escaso valor para ello; y los específicos no siempre están disponibles o tardan más de 40 minutos en obtenerse.

Por último, analizaron las diferentes fórmulas de reversión del efecto de estos medicamentos, tanto las que ya están disponibles como las que van a llegar. Es el caso del Andexanet Alfa, que ha presentado unos resultados prometedores en pacientes tratados con ACOD anti Xa (ribaroxaban, apixaban).