El confinamiento, el teletrabajo y el estrés han aumentado la incidencia de los problemas oftalmológicos, como el ojo seco. Así lo ha confirmado José Manuel Benítez del Castillo, catedrático de Oftalmología de la Universidad Complutense de Madrid y oftalmólogo asistencial en el Hospital Clínico San Carlos y en la Clínica Rementería. Según este especialista, el aumento de consumo de las pantallas electrónicas ha provocado daños en la vista por la reducción del número de parpadeos.

Benítez del Castillo ha abordado estos temas en su libro ‘La enfermedad de ojo seco. Mitos y realidades’. Los principales consejos para el cuidado de la vista son “las dietas adecuadas, el uso equilibrado de las pantallas, mantener ambientes limpios y humidificados, moderar el uso de cosméticos o identificar ciertas medicaciones secantes”. Según ha recordado, los problemas en la visión afectan seriamente a la calidad de vida del afectado, tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Hábitos saludables

Una buena salud ocular se mantiene con hábitos saludables, como han indicado los especialistas. La nutrición es uno de los elementos indispensables para evitar complicaciones visuales, como las cataratas. Por ello, han recomendado la toma de alimentos ricos en vitaminas A y C, como las zanahorias y, en general, las frutas, las verduras y el pescado. La cantidad diaria recomendada de vitamina A, que depende de la edad y el sexo, es de 900 microgramos para los hombres adultos y de 700 para las mujeres adultas.

Como suplemento oral, la vitamina A beneficia a las personas que llevan una mala alimentación o una dieta pobre. También se recomienda a los pacientes con un trastorno que aumenta la necesidad de tomar vitamina A, como enfermedades pancreáticas y oculares o sarampión.

Uso moderado de pantallas

El confinamiento y el teletrabajo han aumentado de forma considerable el número de horas que la gente pasa enfrente de una pantalla, ya sea de ordenador como de teléfono móvil, tablet o consola de videojuegos. Los expertos en Oftalmología recuerdan la necesidad de mantener una distancia mínima de 50 centímetros. Además, es muy saludable hacer descansos, al menos, durante unos minutos cada 30 minutos.

Degeneración macular asociada a la edad

La degeneración macular y la pérdida de la visión frontal son algunos de los problemas oculares más habituales de los adultos mayores. Según los expertos, la vitamina A podría evitar la progresión de la degeneración macular asociada a la edad por su aporte de antioxidantes, zinc y cobre. Aparte de los beneficios para la visión, la vitamina A también refuerza el sistema inmunitario, favorece la reproducción y mejora el funcionamiento del corazón, los pulmones y los riñones.

Radicales libres

Los efectos antioxidantes de la vitamina A protegen las células contra los efectos de los radicales libres, como los derivados del humo de tabaco y la radiación. Los radicales libres podrían favorecer el desarrollo de patologías cardiacas y oncológicas, como han confirmado diversas investigaciones.

En definitiva, las claves para mantener una buena visión, según los consejos de los especialistas, son:

  1. Alimentación saludable.
  2. Protección frente al sol.
  3. Empleo moderado de las pantallas.
  4. Hidratación de los ojos.
  5. Revisiones regulares.