Han aumentado los trasplantes infantiles durante la pandemia en España, según ha informado la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Durante el año 2020 se han realizado 197 trasplantes en niños, lo que supone la máxima cifra de la historia de este país. Sin embargo, se ha reducido un 22,8 por ciento la donación de órganos. Asimismo, el porcentaje de trasplantes también ha disminuido un 18,8 por ciento durante el año pasado.

Beatriz Domínguez-Gil, directora general de la ONT, ha ofrecido los datos de trasplantes infantiles durante la pandemia, así como del resto de intervenciones realizadas durante 2020. Así, se han practicado 4.425 trasplantes de órganos, lo que corresponde a una tasa de 93,3 por millón de población (p.m.p.). Esta actividad fue posible gracias a las 1.777 personas que donaron sus órganos tras fallecer. Esto supone 37,4 donantes p.m.p., y 268 personas que donaron un riñón o parte de su hígado en vida.

Cifras de otros países

La tasa de donación sigue siendo “muy superior a la del resto de países en época pre-pandémica”, como ha recordado la ONT. De este modo, en 2019 Alemania registró 11,3, Australia 21,8, Canadá 22,2, Francia 29,4, Italia 25,3, Estados Unidos 36,1, Reino Unido 24,7 y la Unión Europea en su conjunto 22,5 donantes p.m.p.

Por órganos, en 2020 se han hecho 2.700 trasplantes renales, 1.034 hepáticos, 336 pulmonares, 278 cardíacos, 73 de páncreas y 4 intestinales. La actividad de trasplante de donante vivo se ha mantenido, con un total de 257 renales y 11 hepáticos.

Silvia Calzón, secretaria de Estado de Sanidad, ha manifestado que “el sistema español de trasplante no ha sido ajeno a la pandemia del coronavirus”. “España no habrá logrado un nuevo máximo histórico, pero sí ha alcanzado logros de una extraordinaria importancia. Sigue manteniendo una excelencia mundial en materia de donación y trasplante de órganos”.