En México, septiembre se caracteriza por ser el mes de fiestas patrias y los mexicanos rinden un alto simbolismo a la noche del 15. La fiesta inicia con la preparación de platillos típicos que se consumen por la noche cuando el presidente en turno da el Grito de Independencia, muchas personas comienzan el tradicional festejo desde la hora de la comida, por lo que el consumo de las delicias mexicanas puede ser excesiva.

Como consecuencia aparecen los problemas gástricos, que de acuerdo con el Dr. Felipe Zamarripa Dorsey, médico gastroenterólogo y endoscopista del Hospital Español, que ha concedido entrevista a EL MÉDICO INTERACTIVO México, son enfermedades que atacan al estómago y los intestinos. “Generalmente ocasionadas por el alto valor calórico, grasas saturadas, la gran cantidad de alimentos, exceso en el consumo de bebidas carbonatadas y alcohólicas”.

Acidez y reflujo, las consecuencias más comunes

De acuerdo con el especialista, puede ocurrir que el paciente ya tenga un problema gástrico y no lo sabe. Al excederse en la comida condimentada potencializa los síntomas que pueden ser dolor y distención abdominal, dispepsia: alteraciones funcionales del estómago, que da como consecuencia acidez y reflujo.

La Secretaría de Salud informa que la acidez de estómago es muy común en la población. Se presenta con una sensación de ardor o quemazón interna, que va desde el esternón hasta la garganta, debido al reflujo o subida de secreciones ácidas hacia el esófago [1].

Por lo que es común que al siguiente día haya un aumento en el consumo de antiácidos, ya que las personas prefieren aliviar los síntomas creyendo que pueden ser pasajeros y en algunos casos encubrir un problema mayor.

Incremento de casos de colitis nerviosa

En este sentido, el Dr. Zamarripa resalta que si un problema gástrico no es atendido, al paso del tiempo el paciente puede presentar una úlcera, gastritis crónica o colitis. Actualmente, los casos por colitis nerviosa han incrementado, debido a los malos hábitos alimenticios adoptados durante la etapa de confinamiento en combinación con el estrés y la ansiedad por el estado de incertidumbre prolongado, provocando que nuestro sistema digestivo aumente la producción de ácidos.

Asimismo, si no se trata la enfermedad de reflujo gastroesofágico o ERGE, pueden ocurrir graves complicaciones como: dolor fuerte en el pecho parecido a un ataque cardíaco, estrechez esofágica, sangrado o una mutación pre-maligna en el revestimiento del esófago que se conoce con el nombre de esófago de Barrett. Un estudio reportado en el New England Journal of Medicine, reveló que los pacientes con acidez estomacal crónica, sin tratamiento y de varios años de duración corrían un riesgo mucho mayor de presentar cáncer del esófago, una de las formas de cáncer en mayor crecimiento y más letales [2].

Los médicos no atienden los propios problemas gástricos

Se pensaría que los médicos y profesionales de la salud se atienden de manera adecuada y oportuna los problemas gástricos, pero no es así. El especialista refiere que sus colegas dejan pasar los síntomas y que cuando les ocurre un evento se automedican, por lo que también incurren en solapar una situación que pudiendo ser remediada, suele llegar a complicarse. Lo ideal es que se acuda con el médico especialista para una revisión.

Hay que reconocer que en México, donde estos padecimientos gástricos van en aumento, aunado a que con el mes de septiembre comienza el cuatrimestre con el mayor número de festejos, se ponga atención en materia de prevención para cuidar la salud.

La prevención es la clave

Es posible prevenir estos padecimientos, aún en los festejos, siguiendo estos pasos:

  • Controlar la ingesta de antojitos típicos mexicanos
  • Evitar irritantes como el picante, alcohol y tabaco
  • Identificar y evitar los alimentos que provocan inflamación, acidez o reflujo
  • Controlar el consumo de lácteos
  • Aumentar el consumo de agua natural, mínimo 2 litros por día
  • Optar por practicar actividades que reduzcan el nivel de estrés o ansiedad
  • Evitar darse atracones y más si son nocturnos
  • Cenar dos horas antes de dormir

El tratamiento depende de cada paciente. Por ello, se recomienda ir a una revisión con el médico y pruebas de laboratorio para un diagnóstico certero.

[1] https://www.gob.mx/salud/prensa/acidez-estomacal-una-de-las-afecciones-gastricas-mas-comunes-en-la-poblacion

[2] https://gi.org/patients/recursos-en-espanol/erge/