Hasta la fecha, y desde la puesta en marcha del PEAHC (Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C) en el SNS en 2015, se han tratado y curado a más de 130.000 pacientes en España, lo que convierte a España en líderes en Europa y segundos a nivel mundial en la lucha contra esta infección. Sin embargo, se estima que aún quedan unos 80.000 pacientes activos, y aunque se va en la buena dirección, es importante no relajase para cumplir el objetivo de eliminar la enfermedad antes de la fecha marcada por la OMS, que es el año 2030.

De esta forma, durante el simposium ‘Érase una vez en la hepatitis C’, organizado por Gilead en la 45ª edición del Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), expertos han debatido sobre la necesidad de trabajar juntos a favor de la eliminación de la infección gracias a un abordaje multidisciplinar.

Como exponía  María Buti, del Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona, “es muy importante destacar el abordaje multidisciplinar que se ha puesto en marcha en España para alcanzar la eliminación de la hepatitis C, y buen ejemplo de ello es que sociedades científicas como la AEEH ha publicado recientemente el documento de posicionamiento, así como que algunas comunidades autónomas hayan descrito sus planes para contribuir a la eliminación, o que desde compañías como Gilead se esté apoyando e impulsando diferentes estrategias de microeliminación en España”.

En esta misma línea, Juan Turnes, del Hospital Montecelo de Pontevedra, agregaba que “hemos pasado del objetivo de tratar y curar a nuestros pacientes, a la posibilidad real de conseguir la eliminación de la enfermedad, en un período muy corto de tiempo. Ello ha sido posible porque actualmente disponemos de fármacos sencillos y pangenotípicos como EPCLUSA, que nos han permitido simplificar el manejo y tratamiento de la enfermedad”.

De esta forma, los expertos concluían que las líneas de acción deben dirigirse hacia disminuir los diagnósticos tardíos, en el acceso al diagnóstico y tratamiento de poblaciones vulnerables y, por último, en medir y reportar nuestros datos para evitar estimaciones y poder medir mejor nuestros resultados.