La técnica de la auscultación permite identificar diferentes patologías cardíacas en función de la posición del estetoscopio en el tórax a la hora de ponerla en marcha. Realizarla en el borde esternal izquierdo inferior nos permite reconocer con facilidad cuatro tipos de soplos coronarios diferentes. Así de detalla en la quinta entrega del libro ‘Auscultación Cardíaca Fácil’, un compendio que recoge todo lo necesario para conocer este procedimiento esencial para el diagnóstico clínico.

La obra, publicada en 2019 y actualizada este año, ha sido dirigida en su edición en español por el doctor Carlos Escobar, del servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz, en Madrid. Todos sus capítulos están puestos a disposición de los profesionales sanitaros -listos para su descarga- por EL MÉDICO INTERACTIVO, gracias a la colaboración de la farmacéutica MYLAN.

El capítulo 5 nos muestra los cuatro soplos que mejor se oyen en la región inferior izquierda y son: el soplo inocente vibratorio, la comunicación interventricular, la estenosis subaórtica y la insuficiencia tricuspídea. En lo que respecta al soplo inocente vibratorio, es habitual auscultarlo desde los tres años hasta la adolescencia y, por definición, se produce en una anatomía cardiaca totalmente normal, por lo que se caracteriza por la ausencia de otros síntomas.

No es lo habitual, pero, en ocasiones, un soplo vibratorio suave puede ser muy difícil de diferenciar de la estenosis subaórtica leve. Otra disfunción que puede percibirse como una estenosis subaórtica es la comunicación interventricular (CIV). Esta se produce por un orificio en el septo entre ambos ventrículos y la posible patología a detectar es cuando se encuentra en una posición perimembranosa o muscular.

Otros soplos

La estenosis subaórtica es una malformación cardíaca caracterizada por la obstrucción en el tracto de salida del ventrículo izquierdo y la válvula aórtica. Puede encontrarse aislada o asociada a otras anomalías congénitas, especialmente a una válvula aórtica o mitral patológicas, y también asociada a una comunicación interventricular. En la mitad de los casos existe insuficiencia aórtica.

Por su parte, la insuficiencia tricuspídea es el cuarto soplo que se puede detectar con una auscultación coronario en el borde esternal izquierdo inferior. Es muy frecuente con la enfermedad de Ebstein de la válvula tricúspide, en la que la valva septal de la válvula está implantada más abajo de lo normal del tabique interventricular. También se puede originar por una válvula congénitamente displásica y, ocasionalmente, tras el cierre espontáneo de una CIV.

Todo lo relacionado con estas disfunciones coronarias se pueden encontrar en el capítulo quinto de ‘Auscultación Cardíaca Fácil’, cuya edición 2020 se puede descargar desde aquí por capítulos de forma paulatina, gracias al apoyo de MYLAN.  Además de las explicaciones teóricas se acompañan al texto los audios correspondientes a estos sonidos coronarios para facilitar su identificación.

 

Descargue el quinto capítulo

Auscultación cardiaca facil, libro de Mylan