Los autores de este estudio en desarrollo fueron pioneros en la prueba que diagnostica el cáncer de próstata agresivo y predice si los pacientes requerirán tratamiento hasta cinco años antes que los métodos clínicos estándar.

Su último estudio, publicado en la revista ‘BioTechniques‘, muestra cómo la prueba ‘PUR’ (Riesgo en orina de próstata) podría realizarse en muestras recolectadas en el hogar, para que el paciente no tenga que desplazarse a proporcionar la muestra de orina, o tener que someterse a un incómodo tacto rectal, y ello además debería dar lugar a que se realicen pruebas muchos más pacientes.

Este es un importante paso adelante, porque la primera micción del día proporciona niveles de biomarcadores de próstata que son mucho más altos y más consistentes.

El investigador principal, el doctor Jeremy Clark, de la Escuela de Medicina Norwich de la UEA, señala que “el cáncer de próstata, por lo general, se desarrolla lentamente y la mayoría de los casos no requerirán tratamiento en la vida de un hombre. Sin embargo, los médicos luchan para predecir qué tumores se volverán agresivos, lo que dificultará decidir el tratamiento para muchos pacientes”.

Las pruebas más utilizadas para el cáncer de próstata incluyen análisis de sangre, un examen físico (tacto rectal) y una resonancia magnética o una biopsia.

“Desarrollamos la prueba PUR, que analiza la expresión génica en muestras de orina y proporciona información vital sobre si un cáncer es agresivo o ‘de bajo riesgo’ –explica–. Debido a que la próstata produce secreciones constantemente, la recolección de orina de la primera micción del día significa que los niveles de biomarcadores de la próstata son mucho más altos y más consistentes, por lo que esta es una gran mejora”.

El equipo de investigación proporcionó a 14 participantes un kit de recolección en el hogar e instrucciones. Luego compararon los resultados de las pruebas realizados en casa, tomadas a primera hora de la mañana, con muestras recogidas después de un tacto rectal.

“Descubrimos que las muestras de orina tomadas en el hogar mostraban los biomarcadores para el cáncer de próstata mucho más claramente que después de un examen rectal. Y los comentarios de los participantes mostraron que la prueba en el hogar era preferible”, añade.

“El uso de nuestra prueba casera podría revolucionar en el futuro la forma en que los pacientes que están en ‘vigilancia activa’ son controlados para detectar la progresión de la enfermedad, y solo tendrían que acudir al médico si obtienen un resultado positivo en la orina. Esto contrasta con la situación actual en la que se requiere al paciente que acuda a su médico cada seis a doce meses para biopsias.

“Debido a que la prueba PUR predice con precisión el cáncer de próstata agresivo, y predice si los pacientes requerirán tratamiento hasta cinco años antes que los métodos clínicos estándar, significa que una prueba negativa podría permitir que se vuelva a analizar solo cada dos o tres años, aliviando el estrés del paciente y la reducción de la carga de trabajo del hospital”, añade.

Robert Mills, cirujano Consultor en Urología en el Norfolk and Norwich University Hospital, destaca que “este es un desarrollo muy interesante ya que esta prueba nos brinda la posibilidad de diferenciar a quienes lo tienen de aquellos que no tienen cáncer de próstata, por lo que evitamos poner a muchos hombres en investigaciones innecesarias”.
“Cuando diagnosticamos el cáncer de próstata, la prueba de orina tiene el potencial de diferenciar a aquellos que necesitan tratamiento de aquellos que no necesitan tratamiento –añade–. Estos pacientes pasan a un programa de vigilancia activa después del diagnóstico que puede involucrar repetir biopsias y resonancias magnéticas, lo que es bastante intrusivo. Esta prueba de orina tiene el potencial de decirnos si necesitamos intervenir con estos pacientes”.

El equipo de investigación dice que sus hallazgos también podrían ayudar a impulsar el desarrollo de pruebas de detección en casa para el cáncer de vejiga o riñón.