Un equipo de investigadores, especializados en el tratamiento de la esquizofrenia y la demencia, ha descrito la actuación de los fármacos antipsicóticos que se dirigen a un complejo de dos receptores en la superficie de las células del cerebro; el nuevo estudio lo publica la revista Cell.

El equipo multidisciplinar implicado en la investigación estuvo integrado por investigadores de la Virginia Commonwealth University, la Escuela de Medicina del Monte Sinaí, en Nueva York, y la Universidad de Maryland, en Baltimore. En un estudio anterior, pero relacionado, investigadores de la Escuela de Medicina del Monte Sinaí ya habían demostrado que dos receptores cerebrales, que unen la serotonina y el glutamato en el exterior de la célula, forman un complejo en las áreas cerebrales que muestran un mal funcionamiento en los pacientes esquizofrénicos.

Ahora, el nuevo estudio ha desarrollado un indicador que puede ayudar a determinar la eficacia de los fármacos antipsicóticos y su diseño, aclarando cómo se conecta este complejo receptor con el fenotipo de la esquizofrenia. Los hallazgos muestran que la conexión entre el complejo de los dos receptores y el fenotipo esquizofrénico es un defecto en la señalización de la serotonina y el glutamato; además, muestra cómo actúan los fármacos antipsicóticos utilizados para tratar a los pacientes.

“No sólo hemos descubierto por qué son eficaces los fármacos antipsicóticos, sino que también hemos observado que la señalización a través de este complejo receptor es fundamental para su funcionamiento”, explica el investigador principal del estudio de la Virginia Commonwealth University, el doctor Diomedes E. Logothetis, un experto reconocido internacionalmente en el estudio de los canales iónicos y los mecanismos de señalización celular.

De acuerdo con Logothetis, las dianas celulares más comunes de los fármacos, utilizados en la clínica y por la industria farmacéutica, están acoplados a proteínas G, tales como las que fueron examinadas en el estudio. Utilizando modelos celulares y animales, los científicos descubrieron que los receptores de la señal se comportan de manera muy diferente cuando están juntos como complejo que cuando están separados.

El sistema de medida desarrollado por el equipo podría ser utilizado para detectar nuevos fármacos y evaluar su grado de eficacia, o ser utilizado para evaluar terapias de combinación – es decir, las que unen dos medicamentos anteriormente ineficaces y hacen que sean más útiles para algunos pacientes. En última instancia, este trabajo puede traducirse en la creación de mejores fármacos antipsicóticos para los enfermos.