La 13ª Reunión VirtuGEAS se va a centrar en los avances en el diagnóstico, tratamiento y abordaje de las enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS).  A este respecto, se avanzará en el abordaje de la genética, novedades en el uso de medicamentos biológicos y anticuerpos monoclonales.  Otras novedades serán el tratamiento de la enfermedad pulmonar intersticial asociada también a la esclerodermia.

Pese a ello, pondrá especial atención a la última evidencia clínica en relación a cómo afecta la infección por SARS-CoV-2. A este respecto, se presentará el uso de terapia biológica para frenar la respuesta inflamatoria en infección por SARS-CoV-2 en pacientes graves. También los resultados del Registro Clínico COVID-GEAS sobre infección COVID-19 en pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas.

Esta reunión contará con la participación de 300 médicos internistas. La misma está organizada por el Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna.  Este encuentro estará marcado por su visión multidisciplinar, marca y seña de la especialidad.

Enfermedades autoinmunes sistémicas

Las enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) constituyen un grupo heterogéneo de patologías con manifestaciones clínicas diversas. De esta forma, pueden ocasionar daño a diferentes órganos (cerebro, riñones, pulmones, corazón u ojos). También pueden conllevar situaciones clínicas graves. Se sabe que todas, en su origen, comparten un fallo del Sistema Inmune, que deja de realizar su trabajo adecuadamente y pasa a producir daño en los propios tejidos y células del organismo.

Dentro de las EAS, las más frecuentes son el Lupus Eritematoso Sistémico. El lupus afecta a 1 de cada 10.000 personas en España. Le sigue el Síndrome de Sjögren, que padece el 0,5 por ciento de la población. Otras EAS serían la esclerodermia, el síndrome antifosfolípido, las miopatías inflamatorias y las vasculitis sistémicas. Todas son consideradas algunas enfermedades poco frecuentes al afectar a 1 de cada 100.000 personas. Muchas de estas patologías se tratan actualmente con tratamientos inmunosupresores y medicamentos biológicos.