Un centenar de profesionales involucrados en cáncer hereditario se han reunido en la VIII Jornada de Cáncer de Mama Hereditario. Esta esta jornada científica está organizada por SOLTI y GEICAM, en colaboración con la Sección de Cáncer Familiar y Hereditario de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Algunos de los temas claves de la misma serán las novedades en prevención, detección y tratamiento en este campo. En especial, los avances en diagnóstico genético.

De esta forma, el programa científico aborda las terapias dirigidas en cáncer de mama hereditario, las nuevas tecnologías de detección temprana de la enfermedad y qué genes deben ser tenidos en cuenta para el diagnóstico genético.

Además, se celebran dos talleres prácticos centrados en temas de actualidad. Estos incorporan los avances de la investigación traslacional a la práctica clínica. En el primero, se tratarán los factores de riesgo y los nuevos modelos predictivos de riesgo en mujeres sanas. Mientras que, en el segundo, se trabajará en profundidad cómo interpretar los resultados de los estudios genéticos tumorales. También en la identificación de las posibles alteraciones germinales. De esta forma, se pueden buscar dianas terapéuticas en función de las alteraciones encontradas.

Detección temprana del cáncer de mama hereditario

La detección temprana en el cribado es otro de los aspectos que se abordará en la jornada. La incorporación de la inteligencia artificial está mejorando las técnicas mamográficas, con una mejor evaluación del riesgo del cáncer de mama hereditario.

Raquel Andrés, coordinadora del Grupo de trabajo de Tratamiento Preventivos, Epidemiología y Cáncer Heredofamiliar de GEICAM, aporta más datos al respecto. “Va a ser especialmente importante porque esta población de pacientes tiene un riesgo muy elevado de cáncer de mama. Las pruebas que tenemos en la actualidad no siempre tienen la suficiente sensibilidad y especificidad para garantizar la detección temprana y estas nuevas técnicas pueden aportar mucho”.

“También revisaremos qué alteraciones genéticas –ya sean en el tumor o germinales– se pueden identificar actualmente en la paciente para poder escoger tratamientos dirigidos”, destaca la Dra. Judith Balmaña, responsable del programa de genética hereditaria del cáncer del servicio de Oncología del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona.